16-J

La Peña 16-J se funda en el año 2007, y busca defender las esencias históricas del Club Estudiantes.
 La peña 16-J se constituyó formalmente a finales de la temporada 2006-2007, cuando el primer equipo terminó la temporada en noveno lugar. Pero los orígenes se remontan a mucho antes, a un grupo de amigos que surge en las aulas del Ramiro de Maeztu, al que se van sumando otros aficionados, y otras generaciones que se encuentran en los partidos del Magariños, en el Palacio de los Deportes, en Vista Alegre y ahora en el Madrid Arena. En ese tiempo nos juntamos un grupo de socios a los que nos gustan las ‘esencias históricas’ del club: trabajo de base, estilo de juego agresivo, potenciación de la cantera, afición implicada, crítica, etcétera.
No siempre nuestro equipo es así, pero esa es la filosofía con la que los miembros de la peña nos identificamos, la que nos hace estar orgullosos de pertenecer al Estudiantes. En buena parte porque es el estilo en que fuimos educados en el Ramiro, en los equipos de la cantera en los que algunos jugamos, o en el que hemos vivido las mejores momentos del Estu, cuando tocaba tirar de ‘raza’ por encima de presupuestos.
Durante mucho tiempo hemos gestionado nuestra presencia colectiva a través de la sala de música Grutta’77, referente en el que nos íbamos agregando, y que hacía un valioso trabajo de gestión del grupo. Ahora hemos dado el paso a legalizarnos como peña, porque queremos implicarnos todavía más. Poco a poco vamos creciendo, organizamos viajes a partidos, y algunos eventos festivos, con excusas diversas, y métodos dementes.
Somos socios, accionistas y ahora peña. De esta forma creemos que hacemos más fuerte al club, reforzamos el tronco social del Estudiantes. Apostando por una mayor implicación de la afición en su relación con todos los estamentos, para establecer vías de comunicación, y que así se nos tenga en cuenta. Esa es nuestra intención.
La fecha del 16 de junio se refiere a varios acontecimientos históricos, uno de ellos, quizá no el más importante, quizá sí, es el día de nuestro bautismo como peña. Aunque las verdades, ocultas y públicas, de nuestra denominación son casi ilimitadas. Cuestión de imaginación, o no.