asefa liga endesa
2009 junto logotipo asefa
clubestudiantes.com
Recibe el Boletín Semanal
11.07.2008       Cambiar tamaño de texto
enviar noticia  imprimir noticia
PINONE DE MAEZTU, POR JAVIER ORTIZ
El redactor del Periódico de Extremadura publica en ACB.com una extensa entrevista con John Pinone en la que habla , entre otras cosas, de su rápida adaptación a Madrid y de los numerosos amigos que dejó en el Ramiro. Promete volver de visita muy pronto

Hace catorce años que se marchó España pero, pese al tiempo transcurrido desde que dejara el equipo del Ramiro de Maeztu, John Pinone se mantiene como un auténtico icono de la afición colegial. Ahora, desde su Connecticut natal, recuerda aquella época con nostalgia y orgullo: "me di cuenta de que el Estudiantes era mi sitio, mi equipo"

Los jugadores americanos llegan (si puede ser, tarde debido a que una vecina de su abuela ha enfermado), juegan (para sí mismos y sus estadísticas), cogen la pasta (cuanto más “bonus”, mejor) y se largan (el día siguiente del último partido oficial). Es uno de los tópicos más repetidos en el baloncesto español y europeo, necesitado casi inevitablemente de la mano de obra cualificada que llega del otro lado del Atlántico. Sin embargo, hubo un tiempo en el que era posible imaginar otro tipo de relación entre un club y sus “yankees”. Caso extremo donde los haya, John Pinone se mantiene como un icono del MMT Estudiantes catorce años después de abandonarlo.

A sus seguidores –de La Demencia y de fuera de ella— les gustará saber que ahora es ejecutivo en un banco de su estado natal, Connecticut, y que en el salón de su casa hay una foto en la que él aparece durante el momento cumbre de los casi nueve años que pasó en España defendiendo los colores del mismo equipo: la victoria en la Copa del Rey de 1992 en Granada. Y, lo mejor de todo, que sigue siendo el mismo tipo competitivo al máximo: su último gran disgusto ha sido perder la final del campeonato estatal con los chicos de la Cromwell High School a los que entrena.

Pinone, es, desde luego, un ejemplo radical de identificación entre un equipo y un profesional. Nacido el 19 de febrero de 1961 en Hartford (Connecticut) y de ascendencia italiana, no hay ningún caso de americano que haya permanecido tanto tiempo en un club de ACB de forma consecutiva. Escasos jugadores nacionales igualan o superan esa estadística: desde la tercera jornada de la temporada 84-85 hasta el final de la campaña 92-93 jugó para el Estudiantes mientras que se elevaba a los altares del Ramiro de Maeztu al mismo nivel de Juan Antonio Martínez Arroyo, Vicente Gil o Nacho Azofra.

Aterrizaje perfecto

“Es raro, sí. Desde luego ya no pasan cosas así y va a ser difícil que se repita. Casi desde el principio estuve cómodo en Madrid. Es una ciudad grande y la gente siempre me resultó agradable. Estudiantes es un club especial y lo que ocurrió conmigo posiblemente no podría pasar en ningún otro sitio , afirma desde su casa de EEUU. Acaba de concluir su jornada laboral y regresa al hogar después de ocuparse del departamento de inversiones inmobiliarias en el TD Banknorth, una de las entidades de crédito más importantes de la costa Este.

No hacen falta traducciones para la entrevista concedida entre risas a ACB.com. Su español se conserva absolutamente perfecto, como si no hubiese pasado todo este tiempo, como si lo siguiese practicando todos los días en el vestuario del Palacio de los Deportes ( “ya sé que se quemó y lo hicieron nuevo, eh” ). Eso sí, hace que no viaja a España siete u ocho años, no recuerda bien, pero asegura que tiene muchas ganas de volver. Me resulta difícil desplazarme porque tengo que ocuparme de muchas cosas aquí y mis hijos están en una edad complicada, pero lo haré, seguro” , se excusa.

Aún conserva numerosos amigos en Madrid, la ciudad que le recibió un templado día de octubre de 1984 y que se convertiría en su casa durante casi una década. El Estudiantes no había acertado con Craig McCormick y recurrió a Miguel Ángel Paniagua para que encontrase un jugador que resolviese sus problemas bajo los tableros. Pinone había completado una notable carrera universitaria en Vilanova (16,7 puntos y 5,5 rebotes en su último año) y ya se había enfrentado a la selección española en el Mundial de Colombia-82, con histórica victoria de los jugadores de Antonio Díaz Miguel (109-99). Luego llegaría su elección de “draft” (tercera ronda, número 58), una decepcionante carrera en la NBA (siete partidos con Atlanta Hawks, 2,9 puntos y 1,4 rebotes) y el paso por la sórdida CBA (Ohio Mixers).

Su físico no era, desde luego, el del clásico americano que por entonces frecuentaba las zonas de la ACB. Lejos del músculo negro de los Mike Davis, Wayne Robinson, Kevin Magee, Claude Riley o George Singleton, era un pívot blanco no especialmente alto (2,02) y, desde luego, nada fibroso. Solía jugar con la camiseta por fuera. Ya en Vilanova le llamaban “Bear” y en el Estudiantes encontró su derivado “demente”: “Pinoso”. A base de inteligencia y colocación atrapaba rebotes, mientras que en ataque sorprendía con un “tirito” de 3-4 metros que resultaba muy difícil de taponar por pívots que, inevitablemente, casi siempre eran más atléticos que él.

La primera temporada en Magariños fue la del enamoramiento mutuo (19,8 puntos y 5,9 rebotes), el “sí quiero” de un “matrimonio” que pareció no tener fin. La combinación siempre la completó un alero compatriota que ponía el espectáculo: primero fue David Russell y después Rickie Winslow, con quienes se entendió a la perfección. “El club y yo fuimos creciendo poco a poco, juntos. Yo me sentía bien y ellos también. Al principio pensaba que podía volver a intentarlo en la NBA, pero luego me di cuenta de que el Estudiantes era mi sitio, mi equipo, y renuncié a ganar más dinero por quedarme en más de una ocasión” , recuerda.

Pinone, ya casado con Anne Marie, elevó sus números en las siguientes campañas, con topes de 23,6 puntos (temporada 85-86) y 7,7 rebotes (90-91), pero lo más importante de su juego era su ascendencia sobre los compañeros, su influencia en los pequeños detalles, esa instrucción callada a jugadores como Pedro Rodríguez, Juan Antonio Orenga o Alfonso Reyes.

Granada y Estambul, 1992

Lo mejor estaba por llegar. A su sombra, una sorprendente generación de canteranos (Azofra, los hermanos Pablo y Gonzalo Martínez, Alberto Herreros, Alfonso Reyes) fue configurando un fabuloso equipo que llegaba la Copa de 1992 como “tapado” y que se fue metiendo en el partido decisivo a base de casta y un baloncesto inteligente. “Fue increíble aquello. No recuerdo que fuese un gran partido, pero sí muy emocionante. Ahora mismo estoy viendo una foto de la celebración que tengo en casa” . 61-56 y Pinone nombrado jugador más valioso de la final ante el CAI Zaragoza aquel 8 de marzo. Que lo lograse tras haber sumado sólo 10 puntos y 4 rebotes expresa con claridad qué tipo de jugador era. Antes habían caído Real Madrid en cuartos (82-80) y Joventut en “semis” (78-77).

El Estudiantes prolongó aquel éxtasis unas semanas, cuando consiguió una histórica –y hasta ahora no repetida— clasificación para la Final a Cuatro de la Euroliga, en Estambul. El despertar resultó amargo para su equipo y para él: 91-69 ante el Joventut en semifinales y 99-81 frente al Philips de Milán en el tercer y cuarto puesto. “De todos modos es un buen recuerdo” , apunta. La relación entre club y jugador siguió una temporada más con estadísticas discretas (11,4 puntos y 4,2 rebotes) y una derrota por 81-77 en el quinto partido de la semifinal ACB ante el Real Madrid de Arvydas Sabonis cerraba la historia de Pinone en Estudiantes. Era el 8 de mayo de 1993.

Pudo seguir jugando, pero prefirió no hacerlo con otra camiseta que no fuese la estudiantil, que curiosamente cambió varias veces de color –cosas de los patrocinios— durante aquellos años: de la amarilla o negra de Caja Postal a la azul de Bose. En total, 12.323 minutos repartidos en 332 partidos de liga, con 6.179 puntos (18,6 de media) y 2.163 rebotes (6,5).

El baloncesto actual

Reconoce que no sigue mucho la ACB ( “al final, ¿quién ganó la liga? ¿El Madrid? Vaya…” ) y no se resiste a la risa irónica porque “al fin” Nacho Azofra se haya retirado de las pistas. Tampoco es muy de NBA. “La verdad es que prefiero la liga universitaria. Veo bastante. Ahí los jugadores disputan todos los partidos como si fuera el último, con auténtico deseo. Con una temporada con tantos encuentros, en la NBA a veces parece que todo da igual y que no importa que un mismo jugador se tire diez bolas seguidas” , analiza.

De todas las personas con las que trabajó en España, le llama especialmente la atención el éxito y la popularidad obtenida por Pepu Hernández: “Por lo que veo, no ha cambiado nada. Cuando era nuestro segundo entrenador trabajando con Miguel Ángel Martín ya se veía que era alguien que triunfaría. Me enteré de lo que ocurrió en el Mundial con la muerte de su padre el día de la final y es algo especial. Sabe hablar muy bien a los jugadores. Es alguien a quien destacaría sobre todo por su tranquilidad” .

Precisamente en el banquillo –durante una época apareció como candidato a ocupar el estudiantil—ha “matado el gusanillo” del baloncesto durante los últimos tiempos, primero en East Granby y luego en Cromwell, donde ya lleva cinco años instruyendo a adolescentes. “Me estoy divirtiendo entrenando a los chavales y hemos ganado bastantes partidos. Es algo que he hecho no profesionalmente y me ha encantado , explica. Eso sí, le dolió mucho perder la final estatal ante East Windsor por 53-48 el pasado 18 de marzo. La saga de los Pinone continúa. Sus dos hijos juegan en High School y no lo hacen mal , asegura su padre.

El culto a “Pinoso” no ha decaído. Uno de los grupos punteros del jazz madrileño se llamó“John Pinone” – “¡¡¡increíble!!! ¡¡¡qué tíos más cachondos!!! , exclama— porque sus componentes --Javier Adán (guitarra eléctrica), Carlos Pérez Cruz (trompeta y voces) y Santiago Rapallo (batería)-- son admiradores suyos. Por supuesto, La Demencia, que siempre lo adoró, no le ha olvidado.

Por último, Pinone ofrece un consejo para los americanos que lleguen a España, aunque será muy complicado que superen su récord de permanencia: Lo mejor es que intenten adaptarse lo antes posible y les irá bien. Hasta podrán ser ídolos según donde estén” . Como un tal John Gabriel Pinone, ejecutivo del TD Banknorth.

Vote:    
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Patrocinador Principal

 

Patrocinadores

  
 

Patrocinador Técnico

 

Partner Tecnológico

 

Patrocinadores de cantera

  

Proveedores oficiales

 
  
  
  
   

Colaboradores

   
   
 
 
 

 

Socios Institucionales

  

Media Partner

   
  
 

Socios Fundación Estudiantes

   

 

 

 

Colaboradores Fundación Estudiantes

   

Club Estudiantes de Baloncesto Copyright 2004-2016 Serrano 127, 28006 Madrid tlf: 91 562 40 22 fax:91 561 32 51

Gestor de contenidos desarrollado por Diseñado por
broos
C2C Soluciones Powered by SPC v2012 ©