asefa liga endesa
2009 junto logotipo asefa
clubestudiantes.com
Recibe el Boletín Semanal
17.12.2010       Cambiar tamaño de texto
enviar noticia  imprimir noticia
Magariños (Inma Merino, EL PUNT)

Reproducimos, traducida al castellano y en su versión original en catalán, la  emotiva columna publicada por Inma Merino en el diario El Punt, de Barcelona, con motivo del fallecimiento de Javier Magariños, hijo del fundador del Club Estudiantes, Antonio Magariños.

Cuando tenía catorce años, hacía poco que se había muerto Franco y buena parte de los profesores de secundaria eran jóvenes PNN, fui al instituto de Olot. Allí llegó Javier Magariños, que era de Madrid y tenía un apellido que los aficionados al baloncesto relacionamos con el Polideportivo Antonio Magariños, pero sin imaginar que el fundador del Estudiantes fuese, ciertamente, su padre. Aunque era profesor de clásicas, se encargó de la asignatura de lengua en primero de BUP. Entonces esta asignatura era en castellano, pero Magariños le dio una dimensión universal.

Un día nos habló de Agustín García Calvo, poeta, filósofo, filólogo clásico y ácrata como el. Siempre que lo he leído se me ha hecho presente que Magariños me dio una pista para llegar a él. Otro día nos leyó cuentos del escritor norteamericano O'Henry, del que me dejó un libro que no le devolví nunca. Y también recuerdo que una vez nos habló de los hermanos Redgrave porqué hacían discursos troskistas en barriadas obreras con un inglés exquisito. Como en el caso de otros profesores que tuve en el instituto, más allá de los contenido académicos, Magariños (se que le llamaban Maga, pero a mi se me quedó el Magariños) nos hablaba de libros, de películas, de política. Por eso los siento como mis maestros, que me formaron culturalmente, vitalmente, moralmente.
 
Magariños entonces residía en Banyoles y cada día, a las seis de la tarde, nos bajaba en coche a unos alumnos que vivíamos en Castellfollit y en San Jaume. Una vez menosprecié Tiburón, estrenada en esa época, al considerarla demasiado comercial y me ensanchó la perspectiva: como en el caso de Moby Dick, se trataba de la lucha del hombre contra una naturaleza que le sobrepasa. A veces encendía la radio y, como si fuera ahora mismo, recuerdo que una tarde sonaba una canción de Jaques Brel. Ahora que Maga ha muerto, me ha vuelto el rive, de Brel, y con esta columna le querría llevar un crisantemo con tristeza, agradecimiento y un penapensamiento para Pilar.

(Traducido al castellano por Marc Castellvi)

Quan tenia catorze anys, feia poc que s’havia mort Franco i bona part dels professors de secundària eren joves PNN, vaig anar a l’institut d’Olot. Allà hi va arribar Javier Magariños, que era de Madrid i tenia un cognom que els aficionats al bàsquet vam relacionar amb el Polideportivo Antonio Magariños, però sense imaginar que el fundador de l’Estudiantes fos, certament, el seu pare. Tot i que era professor de clàssiques, se’n va encarregar de l’assignatura de llengua a primer de BUP. Aleshores aquesta assignatura era en castellà, però en Magariños li va donar una dimensió universal.

Un dia ens va parlar d’Agustín García Calvo, poeta, filòsof, filòleg clàssic i àcrata com ell. Sempre que l’he llegit, se m’ha fet present que en Magariños em va donar una pista per arribar-hi. Un altre dia ens va llegir contes de l’escriptor nord-americà O’Henry i me’n va deixar un llibre que no li vaig tornar mai. I també recordo que una vegada ens va parlar dels germans Redgrave perquè feien discursos troskistes en barriades obreres amb un anglès exquisit. Com en el cas d’altres professors que vaig tenir a l’institut, més enllà dels continguts acadèmics, en Magariños (sé que li deien Maga, però em va quedar el Magariños) ens parlava de llibres, de pel·lícules, de política. Per això, els sento com els meus mestres, que van formar-me culturalment, vitalment, moralment.
 
En Magariños aleshores residia a Banyoles i cada dia, a les sis de la tarda, ens baixava en cotxe a uns alumnes que vivíem a Castellfollit i Sant Jaume. Un cop vaig menysprear Tiburón, estrenada en aquella època, en considerar-la massa comercial i em va eixamplar la perspectiva: com en el cas de Moby Dick, es tracta de la lluita de l’home contra una naturalesa que el sobrepassa. A vegades engegava la ràdio i, com si fos ara mateix, recordo que una tarda sonava una cançó de Jacques Brel. Ara que en Maga ha mort, m’ha revingut el J’arrive, de Brel, i amb aquesta columna li voldria dur un crisantem amb tristesa, agraïment i un pensament per a la Pilar.
Vote:    
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Relacionadas:
  Página 1 de 14 »
Patrocinador Principal

 

Patrocinadores

  
 

Patrocinador Técnico

 

Partner Tecnológico

 

Patrocinadores de cantera

  

Proveedores oficiales

 
  
  
  
   

Colaboradores

   
   
 
 
 

 

Socios Institucionales

  

Media Partner

   
  
 

Socios Fundación Estudiantes

   

 

 

 

Colaboradores Fundación Estudiantes

   

Club Estudiantes de Baloncesto Copyright 2004-2016 Serrano 127, 28006 Madrid tlf: 91 562 40 22 fax:91 561 32 51

Gestor de contenidos desarrollado por Diseñado por
broos
C2C Soluciones Powered by SPC v2012 ©