asefa liga endesa
2009 junto logotipo asefa
clubestudiantes.com
Recibe el Boletín Semanal
26.02.2013       Cambiar tamaño de texto
enviar noticia  imprimir noticia
La liga lúdica (por Gonzalo A. Gómez Valcárcel)

En el Ramiro de Maeztu y por lo tanto en Asefa Estudiantes –o viceversa- el baloncesto es mucho más que un deporte hiperprofesionalizado. Gonzalo A. Gómez Valcárcel recuerda la Liga Interna de Baloncesto, una experiencia en la que participaron jugadores que después serían muy importantes en ACB pero que entonces jugaban solo por divertirse con sus compañeros de instituto

Puro Ramiro, puro baloncesto, la LIB se jugó de 1995 a 2004
Puro Ramiro, puro baloncesto, la LIB se jugó de 1995 a 2004

Corría el año 1995 cuando comenzó la aventura más apasionante de mi vida. La bautizada Liga Interna de Baloncesto (L.I.B). Recuerdo perfectamente cuando se reunieron el jefe de cantera por aquel entonces (José Asensio) junto a José Luis Guerrero “Güis” (pionero en el baloncesto femenino) conmigo, en el peor día de mi vida en el club. 

Me cortaban como entrenador y me pedían que llevara una extraña liga creyendo en mi labor organizativa. Lo normal era haber dicho que NO (como habían hecho otros que sólo querían entrenar), pero yo dije que sí, no me tome la “oferta” como una amenaza y sí como un desafío.
 
Y aquello empezó a funcionar desde el primer año. Valero Sánchez (Coco), compañero de equipo en el club, y yo, comenzamos con la captación de los alumnos en los recreos, con la ayuda también de Eugenio Barrantes (Geni), fabuloso padre de dos ex jugadores (José Luis y Álvaro) y que se dejó la piel por mi y por mi organización.
 
Comenzamos con equipos grandes para jugar 5x5, utilizábamos los dos campos de fuera (B y C) y La Nevera (campo A). Creamos licencias con el diseño propio y selladas por el club tras apuntarse los jugadores. Alejandro González Varona (D.E.P.) me ayudó mucho con la tirada de licencias, gracias a su imprenta, y así no se nos escapaba ningún jugador, ni tuvimos ninguna necesidad de imponer sanción alguna a ningún equipo por alineaciones indebidas.
 
Di toda la libertad para los nombres de los equipos y dejé que se apuntara el “Oso Yonki” de Felipe Reyes (se acuerda siempre), “Los pájaros locos” –campeones- (Bolívar, Ojalvo, Cabornero, Santi Gil…), los “Pocas Boy´s” (en honor al profe de inglés “pocasprisas”); Pictolín F.C. de Pedro Robles, que llegaba y ganaba los partidos metiendo seis triples seguidos en 2 minutos pues le sacaban de clase sus compañeros de equipo y el juego lo basaban en su excelente tiro. Clara Bermejo que jugó y luego se quedó a ayudarme cuando acabo los estudios, a razón de 6.000 pesetas al mes,…otra enamorada de Ramiro.
 
La inscripción era gratuita los primeros años y la generosidad del club para con el Ramiro fue algo muy hermoso y fomentó una unión grande de los dos estamentos. Los chavales de la L.I.B. tenían entradas gratis para los partidos A.C.B. Se le regalaba una camiseta de Estudiantes a cada integrante. Los responsables me dejaban trabajar con entera libertad y se lo agradezco a todos ellos.
 
Cuando llegó la modalidad del 3x3 en el siglo XXI, el concepto lo cambiamos pero nunca la filosofía de jugar de 14´30h a 16´00h al basket en los campos, al salir de clase. Daba igual que nevara, o que hubiera llovido algo. La afición por el baloncesto lúdico, con la clase, lo superaba todo y nadie quería aplazar sus partidos. 
 
Los equipos ya sólo eran de cuatro para jugar tres. Lo bueno es que no había arbitrajes (como hicieron los norteamericanos cuando trajeron el “Converse” 3x3 que pude jugar y aprender), sólo actuabas en caso de discrepancia. Empezaron a aparecer equipos como “El Chompy Team” (Vicky Herrero, David García, Mauri y Kaffi); “The Black Face” (un equipo entero de dominicanos); el clásico “Nothingham prisa”… y un largo etcétera…jugaban a las 14´45h y a las 15´15h simultáneamente en todos los campos. El calendario estaba colgado con mucha antelación en la Cantina, centro “neurálgico” de la competición.
 
En 2002 apareció Pablo Martínez con la Fundación Estudiantes y se apoyó en un equipo de Ramiro de Maeztu para crear las Series Colegiales. El Ramiro fue el primer equipo colegial en participar en la citada competición. Sentamos las bases claras de que sólo podían jugar esas Series Colegiales los apuntados en la L.I.B. y así incentivar a los alumnos a que se apuntaran a la competición con su clase y separarles de otras “actividades” muy poco saludables.
 
Pablo mejoró los premios y pudimos ir con los ganadores de la L.I.B. a Terra Mítica (Benidorm), a la “Warner” varios años, etcétera…las celebraciones en el teatro del Ramiro, los 10 de mayo de cada año, eran muy emocionantes. 
 
En 2004 llego el fin de curso. Entrevisté a Ángel Goñi pues él había vivido y jugado competiciones como “la olimpiada” u otras ligas “internas” que yo no pude ver. Sus palabras están en el video adjunto conmemorativo que se proyectó el último año. El taller de video del instituto colaboro de forma desinteresada en crear este video VHS (pasado ya a formato DVD) el año del 11-M, que quise recordar nada más empezar la proyección, gracias al cartel que alguien colgó en La Nevera.

 
 
Ángel sólo se equivocó en una frase “Las ideas permanecen aunque las personas no continúen”. Las demás palabras son fabulosas y es como hay que entender este deporte.
 
Un trabajo de bibliotecario en un colegio mayor del Ministerio de Asuntos Exteriores hizo que tuviera que dejar la actividad más grande que pude hacer. Una simple y gran “segunda enseñanza” en el instituto que ya había pisado como alumno.
 
Quiero dar las gracias a los más de mil jugadores de los nueve años, a los jugadores de Ramiro de Maeztu Delfines, a mis ayudantes, a mis responsables (salen todos en el video), a Garate, a Luis Cebrián, al “Sargento”, a Soledad Badillo (directora), al jefe de estudios de entonces Sr. Soret, a mi Geni-o, confidente y amigo todos estos años tanto en la L.I.B. como sin ella. A los hermanos Tarriño (Yolanda y Alberto), a Herrera y Mario por su “mantenimiento” del ánimo y la sonrisa. Antes de todas las “vallas” del instituto, éramos todos, un gran equipo. El de la L.I.B., tal vez…
 
“Todo lo que se hace con amor, termina, ¡¡¡siempre!!!, más allá del bien y del mal (F. Nietzsche).
Gonzalo A. Gómez Valcárcel.
Más de 20 años trabajando en creaciones como la L.I.B o el taller de arbitraje del campus de Sierra Nevada (Granada).

Vote:    
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   8 votos
Relacionadas:
  Página 1 de 470 »
Patrocinador Principal

 

Patrocinadores

  
 

Patrocinador Técnico

 

Socios Institucionales

  

Patrocinadores de cantera

  

Proveedores oficiales

 
  
  
  
   

Colaboradores

   
   
 
 

Media Partner

   
  
 

Socios Fundación Estudiantes

 

 

Colaboradores Fundación Estudiantes

   

Club Estudiantes de Baloncesto Copyright 2004-2016 Serrano 127, 28006 Madrid tlf: 91 562 40 22 fax:91 561 32 51

Gestor de contenidos desarrollado por Diseñado por
broos
C2C Soluciones Powered by SPC v2012 ©