Derbi con susto y victoria para la Demencia

Un derbi no es un partido más en Tuenti Móvil Estudiantes. Eso lo entiende hasta Ivanov, que lleva solo 3 meses en el club. Y este en concreto lo fue más todavía para la Demencia, que el viernes sufrió un susto en forma de problema cardiaco de uno de sus miembros mientras preparaba el tifo para la visita a cancha madridista. Por eso, fue un derbi emotivo. 

Derbi con susto y victoria para la Demencia

El pasado viernes, mientras los aficionados colegiales pintaban el tifo para el derbi, un compañero sufrió un problema cardíaco y dejó en shock a todos los presentes. Un susto que acaba en victoria porque el joven ya se encuentra estable, consciente y sin daños cerebrales.

 Un derbi no es un partido más. Eso lo entiende hasta Ivanov, que lleva solo 3 meses en el club. Por eso la Demencia decidió empezar el domingo de derbi animando al equipo EBA de Tuenti Móvil Estudiantes.

Un primer contacto para afinar las gargantas y apoyar a los chavales de la cantera en el primer partido de la Demencia en el Magariños esta temporada. ¡Que no sea el último!

Asentados en el Ramiro de Maeztu, las horas pasaban entre canción y canción, hasta que fueron llegando los jugadores. Acogida calurosa para todos y risas dementes con alguno. Tocaba despedirles en el autobús para hacer sentir al equipo que todo era posible.

Y desde allí, andando hasta el Palacio de los Deportes, previo paso por Diego de León para tener el primer gesto de la tarde hacia el compañero que en ese momento estaba en el hospital: “Mucho ánimo, Carlitos”.

Las gargantas con ansias de canciones resonaban en Goya mientras la afición local miraba perpleja. El “Somos el primer equipo de Madrid” o el “Quién juega en casa” retumbaban contra las paredes del Palacio. Un calentamiento para lo que vendría después.

Y con la Demencia crecida, el equipo salió al campo para jugarle de tú a tú al Real Madrid CF. Kuric encendía a una Demencia ya de por sí borracha de alegría. Y es que no hay nada como un derbi apretado en el inicio de partido. Es entonces cuando la gente se da cuenta de que vamos en serio, que todo es posible y que, lo mejor que se puede hacer, es salir del Palacio afónico.

“No se os oye” gritaba la Demencia desde el inframundo del Palacio. Y es que, a pesar de las alturas, la afición estudiantil dominó en la grada. Incluso, y a pesar de los micros perfectamente situados en el fondo contrario, la Demencia sonó en televisión. Algo que no suele gustar a muchos. Pero es lo que hay.

El tifo hacía entonces acto de presencia. Tras una decisión complicada pero bien tomada, la Demencia decidió la noche del viernes cambiar el tifo previsto por un corazón del Estu. “Tu corazón demente nunca deja de latir”, era el texto elegido. La canción entonada, que provocó varias lágrimas entre los asistentes, decía así: “Toledano alé / no te rindas porque / hay un fondo que canta por ti”.

El partido seguía y, tras varias acciones dudosas, que no lo son incluso en las alturas del Fondo Alto de Goya, el Madrid se despegó en el marcador. Tocaba apelar a la heroica, y aunque el resultado no acompañase el “siempre te voy a animar (…) Yo soy así, y al Estu yo lo quiero” dejaba sin garganta a los últimos supervivientes.

Se acababa el primer derbi de la temporada con el “Estu-Diantes” resonando en el pabellón, mientras el himno rival sonaba en un segundo plano. Piel de gallina al fundir esas gargantas ya afónicas para silenciar la megafonía del Palacio. El esfuerzo del equipo lo merecía Pero como decía un demente la noche del viernes, “la vida de un aficionado estudiantil vale más que mil victorias”.

Nacho Torrico ( @Torrichano )