No podía ser de otro modo: un canterano agua el 70 cumpleaños de Movistar Estudiantes (87-89)

Salió como un tiro Movistar Estudiantes, espoleado por el espíritu del 48, el orgullo de quienes hace 70 años en el patio de un colegio decidieron ponerse a jugar al baloncesto sin complejos, contra quien hiciera falta: 11-2 de salida en apenas dos minutos y medio. Sylven Landesberg se inspiraba en la metralleta que le veía en la grada, Gonzalo […]

No podía ser de otro modo: un canterano agua el 70 cumpleaños de Movistar Estudiantes (87-89)

Salió como un tiro Movistar Estudiantes, espoleado por el espíritu del 48, el orgullo de quienes hace 70 años en el patio de un colegio decidieron ponerse a jugar al baloncesto sin complejos, contra quien hiciera falta: 11-2 de salida en apenas dos minutos y medio.

Sylven Landesberg se inspiraba en la metralleta que le veía en la grada, Gonzalo Sagi-Vela, para irse con 14 de los 24 puntos de los que anotó el Estu en un buen primer cuarto (24-17).

Baskonia es mucho Baskonia y eso de ser el invitado al que nadie hace caso en el cumpleaños ajeno no va con él. Lo intentaba por dentro, pero Ludde Hakanson,decidió superar los tres triples de otro que llevaba el 6 como él en Movistar Estudiantes hace unos añitos y que había participado en el Reto Movistar entre cuartos: Pedro Robles. Aumentaba la ventaja para los colegiales: 34-23.

El sueco del 6 invertido estaba tocado por la varita triplista: 4/4 en este segundo cuarto. Las rotaciones servían para seguir manteniendo la intensidad en defensa, aunque dos buenas acciones de Voigtmann para el equipo azulgrana obligaban a Maldonado a pedir tiempo muerto con 42-34 a dos del descanso. Brown y Landesberg frenaron la reacción baskonista; y Caner-Medley y Cvetkovic, costa a costa, devolvían el mando a Movistar Estudiantes al llegar a la media parte: 51-37.

Esperaba todo el WiZink Center que Baskonia saliera con el cuchillo entre los dientes tras el paso por vestuarios. Fue así, pero Movistar Estudiantes no iba tampoco de hermanitas de la caridad, por mucha labor social que haga fuera del parqué. Alec Brown y Landesberg ponían el +17 (57-40).

La defensa baskonista iba al límite para revertir esa situación y Movistar Estudiantes entraba, con menos maestría, en ese juego. Los colegiales entraron pronto en bonus, con antideportiva incluida, lo que sirvió para que Baskonia se acercara: 60-49 mediado el cuarto. Los triples no entraban, pero Movistar Estudiantes encontraba a Landesberg y Arteaga para responder a un Jayson Granger al que parecía que también le motivaba el homenaje a los clásicos que se formaron en el mismo club donde él se comía los bocatasl: 65-55.

Los colegiales no se pusieron nerviosos. Como si Juan Martínez Arroyo les dirigiera desde la grada e Iñaki De Miguel les contagiara su garra, los colegiales resistían a la mejora baskonista al final del tercer cuarto: 78-67, parcial de 27-30.

Y ahí sí que sí: estuvo más acertado Baskonia, con el cuchillo, el hacha y una tabla con un clavo entre los dientes pasra arrancar el cuarto definitivo: parcial de 0-8, 78-75 y tiempo muerto de Maldonado tras tres minutos y medio. El partisano Cvetkovic rompía la sequía estudiantil, y la quinta personal de Alec Brown encendía al WiZink Center.

Pero Baskonia había entrado definitivamente al encuentro: a falta de tres minutos, primera ventaja vitoriana. 80-83. La aumentó Granger a 5, pero surgieron Cook y Landesberg para que el esfuerzo de Movistar Estudiantes no cayera en saco rato: 84-85 a minuto y medio.

Otra vez Granger y una buena defensa baskonista dejaban todo muy díficl (84-87). Tuvo tres tiros libres Landesberg a falta de 30 segundos: anotó los 2 últimos. 86-87. Tiempo muerto de Pedro Martínez. Todo bien. Sin nervios y eso.

Inexplicablemente, tras hacer lo más difícil, no anotó Granger bajo aro, y en la lucha por el rebote hubo falta baskonista. De nuevo Landesberg al tiro libre. Erró el primero, metió el segundo: 87-87 a falta de 10 segundos. Tiempo muerto baskonista.

Y ahora sí, Jayson Granger sentenció: a falta de 0.2 segundos, en el día del homenaje a los 70 años del club Estudiantes y su cantera, tuvo que ser uno de tantos canteranos que han salido a otros clubes el que sentenció: 87-89.

En 48 horas Movistar Estudiantes tiene otro partido donde deberá controlar los nervios: recibe al Banvit turco en la penúltima jornada de Champions en Torrejón.