Salgado y Todorovic no perdonan los errores colegiales en la segunda mitad (87-77)

Movistar Estudiantes cayó en la cancha del Retabet Bilbao Basket a pesar de dominar la primera mitad y sobrevivir en el tercer cuarto con un Landesberg excelso. Pero en el cuarto definitivo, un viejo conocido como Javi Salgado tomó el ritmo del encuentro para castigar los fallos estudiantiles y darle la vuelta al encuentro, bien secundado por Todorovic.

Salgado y Todorovic no perdonan los errores colegiales en la segunda mitad (87-77)

Cook, Cvetkovic, Vicedo, Suton y Brown salieron de inicio en Miribilla; para lograr un 0-5 de salida que marcaría la tónica de los primeros minutos. Aunque Retabet Bilbao empataría, en este arranque los triples colegiales entraban y mediado el cuarto la ventaja era 7-11.

Con intensidad en defensa, aprovechando las numerosas pérdidas bilbaínas, y buen movimiento de balón en ataque, la ventaja seguía siendo azul e iba creciendo según transcurría el cuarto. Cuando se podía jugar en posicional, triples librados. Cuando se iba al contraataque, canastas fáciles bajo aro. Edgar Vicedo puso el +11 para Movistar Estudiantes (13-24) a falta de minuto y medio para acabar el cuarto; que finalizó con 15-24.

Hakanson, Brizuela, Landesberg, Caner-Medley y Savane empezaban el segundo cuarto, en el que un viejo conocido como Javi Salgado recortó distancias con dos triples marca de la casa (21-26) que metían de lleno a los “hombres de negro” en el encuentro. Hervelle dejó la cosa en tres puntos mediado el cuarto: 25-28. Los viejos rockeros nunca mueren y fue Mumbrú el que empató a 4:17, 28-28.

Como buen serbio, a Cvetkovic no le tembló el pulso para devolver la ventaja a Movistar Estudiantes con un triple desde la esquina; pero el porcentaje de acierto de este cuarto no era el del primero y Mumbrú volvía a igualar. El partido era un toma y daca, pero el Estu mantuvo la calma para llegar al descanso mandando por un ajustado 36-39.

Un 5-0 de salida dio la primera ventaja del partido a Retabet Bilbao (41-39), pero respondió Movistar Estudiantes por medio de Sylven Landesberg, con 7 puntos consecutivos (44-46). El máximo anotador de la Liga Endesa estaba enchufado para permitir a los suyos sobrevivir al buen momento bilbaíno, y con 44-51 tras triple del de Queens, Mrsic se veía obligado a pedir tiempo muerto tras cuatro minutos. Los colegiales vivían del “Landismo” (14 puntos en este cuarto) para llegar al cuarto decisivo mandando por poco: 56-60.

Llegados a este punto, la intensidad defensiva de ambos equipos tenía que subir sí o sí, pero eso mal entendido suele traducirse en faltas. Los tiros libres fueron la única vía de anotación de los dos conjuntos en los minutos iniciales (59-64).

Un triple de Todorovic y Redivo al contraataque eran las primeras canastas en juego del último cuarto; que servían para empatar a 64 y obligar a Maldonado a frenar el encuentro con siete minutos por jugarse. Movistar Estudiantes no perdió la calma. Un triple esquinero de Caner-Medley, bien encontrado por Cook, devolvió el mando a los colegiales (64-67), pero Retabet Bilbao no perdía la cara al encuentro.

Cambiaba la ventaja, nadie se iba a más de 2 puntos en un partido que era ya un cara o cruz (72-72 a falta de 4 minutos). Javi Salgado ponía en apuros a sus ex, dando al partido el ritmo que convenía a Bilbao: triple de Todorovic y dos puntos de Thomas que ponían 6 arriba a los locales a falta de 2:24: 79-73. Tiempo muerto. Aunque Savané anotó en la pintura, un triple de Javi Salgado obligaba a Movistar Estudiantes a un final agónico, 82-75 a falta de minuto y medio. No supo moverse en este final teñido ya de negro el conjunto colegial, que acabó perdiendo por 87-77.