Acuerdo para la incorporación de Aitana Cuevas a las “women in black” de Movistar Estudiantes

La interior madrileña Aitana Cuevas llega a un acuerdo con Movistar Estudiantes para regresar al que fue su club años atrás, en categorías de formación. Cuevas, que ha cuajado muy buenas temporadas en Liga Femenina 2, convirtiéndose en una de las referentes estadísticas de esta categoría, aportaría experiencia y poderío interior al primer equipo femenino colegial tras 5 temporadas en Alcobendas. “Vuelvo a donde empezó todo”, explicó la internacional 3×3. 

Acuerdo para la incorporación de Aitana Cuevas a las “women in black” de Movistar Estudiantes

Movistar Estudiantes ha alcanzado un acuerdo con quien sería su primer fichaje de la temporada, Aitana Cuevas (pívot, 1,87m, 1986).

Esta experimentada interior madrileña se formó en la disciplina estudiantil, en categorías junior y senior B, y tras muchos años de experiencia en Liga Femenina 2, los 5 últimos en Pacisa Alcobendas, vuelve a su club de formación, Movistar Estudiantes.

La pasada temporada promedió 12,8 puntos y 8,2 rebotes para 16,2 de valoración por encuentro. Cuevas llegó a disputar una temporada en Liga Femenina, con Beroil – Ciudad de Burgos, en la temporada 2012-13.

Como puede comprobarse en unos números que ya ha sufrido Movistar Estudiantes en las pasadas temporadas en Liga Femenina 2, Cuevas es un peligro interior, una jugadora con muy buen hacer bajo los aros en ambas zonas. 

Además, el pasado verano fue internacional 3×3 con España, donde coincidió con la que ahorá será su compañera en las “women in black”, Irene San Román. 

“Vuelvo al club donde empezó todo”
En la pista del Magariños, la pívot explicó que “vuelvo al club donde empezó todo, necesitaba un pequeño cambio y llevábamos tiempo Nacho Martínez y yo hablando para ver si fichaba y nunca cuadró. Este año sí, es donde quiero estar y donde tengo que estar”.

Para ella “es especial volver, por supuesto. Fueron años increíbles y tengo unos recuerdos espectaculares. Es donde empecé a tomarme el baloncesto en serio, a verlo como una forma de vida y no como un hobbie. Volver aquí me hace muchísima ilusión”.

Ante la pregunta que todas las jugadoras odian, qué piensa que va a aportar, respondió con una sonrisa “me van a pedir veteranía y cabeza. Llevo ya muchos años en esta liga y ese punto de cordura que debería tener, no sé si lo tengo del todo, intentaré aplicarlo en la pista”.