LF1| Un día histórico pero sin espacio para la sorpresa (82-58)

Un día especial, muy digno del lema de esta temporada: “juntos hacemos historia”. Una nueva página, la del regreso de Movistar Estudiantes a la máxima categoría del baloncesto femenino español. Enfrente, el coco más coco que te puedes echar a la cara hoy día en LF1: el supercampeón Avenida Salamanca. Con un lateral entero teñido del azul […]

LF1| Un día histórico pero sin espacio para la sorpresa (82-58)

Un día especial, muy digno del lema de esta temporada: “juntos hacemos historia”. Una nueva página, la del regreso de Movistar Estudiantes a la máxima categoría del baloncesto femenino español. Enfrente, el coco más coco que te puedes echar a la cara hoy día en LF1: el supercampeón Avenida Salamanca.

Con un lateral entero teñido del azul salmantino y otro del azul Estu, Magariños se vistió de gala en el partido del “Open Day” que suponía la vuelta de las “women in black” siete años después a la ahora denominada Liga Día.

Ale Quirante, Celia Menéndez, Irene San Román, Brandie Baker y la capitana Mariana Gonzálezcompusieron el quinteto inicial de este histórico día. Fue Menéndez, la máxima anotadora en pretemporada, quien anotó esa primera canasta del retorno colegial a LF1.

Parecía que Avenida marcaba territorio (12-4) hasta que apenas medio minuto más que loco, demente, con tres triples consecutivos de Pacheco, Baker y – tras robo- Quirante, ponía a Movistar Estudiantes por delante: 12-13. Pero Avenida pronto mostró su poderío interior y que por fuera una vieja conocida como Silvia Domínguez no tendría piedad por su regreso a casa: 27-18 al final del primer cuarto.

Movistar Estudiantes empezó el segundo anotando con fluidez, y con Avenida respondiendo de modo similar. Por eso, en cuanto la puntería empezó a faltar las charras lograron un colchón que rondaba la decena de puntos durante todo el cuarto. Mejoraron las “women in black” en defensa con respecto al primer cuarto (parcial de 17-15) pero faltaba que el ataque acompañara para llegar con opciones al final ante un equipo de semejante poderío. Al descanso, 44-33.

Tras el paso por vestuarios, el aro se hizo más pequeño para las “women in black”, que no lograban anotar mientras que Avenida lograba un parcial de 7-0 de salida que marcó el resto del periodo y amplió las ventajas charras alrededor de los 20 puntos. El 59-42 (parcial en el cuarto de 15-9) que mostraba el electrónico de Magariños decía todo.

En el último cuarto, siguió la tónica. Aunque Movistar Estudiantes encontraba la canasta rival con buenos chispazos individuales, siempre encontraba respuesta salmantina. La remontada era una utopía mediado el cuarto, pero quien pensara que por ello las colegiales iban a rendirse es que no las conoce.Presionando en defensa y buscando el aro rival como si fueran 1 abajo y no 20, la diferencia final en el marcador simplemente mostraba la diferencia de juego y presupuesto entre el campeón que no mostró condescendencia alguna y jugó cada balón hasta el final, y las recién ascendidas.82-59.