Bocados de la jornada: las fotos de un viaje inolvidable

¡Qué distintas eran las caras en el “Estu-Tren” de ida, donde se mascaba la tensión y los nervios en los 400 aficionados, y en el de vuelta! Pero ¿cómo se celebró en las gradas, el parqué y… los vestuarios de Pisuerga?. Nuestras cámaras se colaron hasta la cocina.

Bocados de la jornada: las fotos de un viaje inolvidable

El “Estu-Tren” a Valladolid fue de nuevo talismán para Asefa Estudiantes, y todo un éxito gracias a la colaboración de RENFE, Asefa y Ahorramás, que dio un completísimo picnic a los viajeros.

En el viaje de ida, tras los resultados del miércoles, aunque había alegría… también se mascaba la tensión: una derrota condenaría al Asefa Estu al descenso. Y eso se notaba en las caras.         Una vez en Valladolid, una intensa lluvia recibió a la expedición estudiantil, algo apurada de hora. Taxis, autobuses y paseos para llegar a Pisuerga… y que empezara el festival de animación.               Acaba el partido… ¡seguimos vivos! La tensión acumulada se descarga…     Pero ojo, todavía no está, ni mucho menos, hecho. En la piña final, Germán Gabriel lo deja claro: hay que jugar así, o mejor, el domingo para ganar al UCAM Murcia… y lo mismo ni por esas.     Eso sí, que nos quiten lo “bailao”. Así que, por supuesto, la afición obliga a salir de los vestuarios a la plantilla al grito de “que salgan los toreros”.          Y ya en los vestuarios, sonrisas cómplices… y a cuidar esos cuerpos serranos para la final del domingo. Nunca dejan de sorprender los estiramientos que tiene que hacer un profesional para estar a tope.         Una cena reparadora…     El descanso del guerrero en el autobús a la estación… “Cariño, hemos ganado, ya sé que no has podido escucharlo por EstuRadio, pero en twitter sí lo han podido seguir bien”       A Lucas le gustan los micrófonos, va para estrella. Era un adelanto de la que iba a liar por la megafonía del tren. “Ai si eu te pego, ai ai”…   Ya en la estación, se juntan equipo, aficionados, patrocinadores, “currelas”…     Y en el chacachá del tren… empiezan las cuentas para el domingo y la seguridad de que el Palacio será una olla a presión.             … y poco antes de la 1, en Madrid. A recuperarse después de un día largo y de muchas emociones… que viene otro que va a tenerlas muchísimo más intensas.