Contra la lógica, Demencia (90-85)

Con todo en contra, habiendo llegado a estar 17 puntos abajo en el primer cuarto, pero con una afición que es un auténtico tesoro detrás, Asefa Estudiantes se llevó el derbi contra el Real Madrid, poniendo fin del mejor modo posible a una mala racha de resultados. Jayson Granger se doctoró (21 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias para 31 de valoración) en un partido donde “todos aportaron” según Pepu Hernández.

Contra la lógica, Demencia (90-85)

APETTITE FOR DESTRUCTION
Tras el 3×3 de Asefa Seguros en el descanso, se reanudó el partido con la misma dinámica. Poquito a poco, sabiendo jugar sus cartas –que nunca se nos olvide que valen algo así como cinco veces menos que las del vecino- Asefa Estudiantes se metía de lleno en el partido. Quizá destruyendo más que construyendo, haciendo que el Real Madrid NBA de las 12 victorias seguidas pareciera un equipo ramplón de la zona baja de la tabla. Pero lo dicho, cada cual tiene que jugar sus cartas.

Y así, a lo tonto me lo bailo, con unos tiros libres por aquí, un rebote peleado como si fuera el último de sus carreras por allá, un pick&roll de libro por ahí… la cosa se ponía en un puño. 55-58 tras el 2+1 de “Papito” Flores.  

PIM, PAM… Y ¡A UNO!
Jayson Granger dejó la cosa, tras capturar un rebote de esos que no se cogen con las manos sino con los huevos, en un puntito (57-58), pero en esas apareció el único superviviente del lockout, Kyle Singler para dejar respirar un poquito a su nuevo equipo (59-63). Pero solo un poquito, un buen último ataque con un tirito lejano de Driesen dejaba la cosa en 62-63 para entrar al último triple.  

El belga (¿de repente un extraño 2.0?) empató el partido por primera vez desde el primer cuarto. Y volvió a saber aprovechar sus 2,16 para adelantar a los estudiantiles por primera vez en el partido: 65-63. ¡El Palacio volvía a arder como hace diez años… pero ahora de pasión!

CALMA Y PASIÓN
Tomic empataba el partido a lo día de la bestia (66-66) pero la cifra mágica es la que consiguió Jayson Granger con un triple fruto de saber atacar con calma: 69-66. Los árbitros tuvieron también su minuto de gloria para terminar de meter a la afición en el partido.

En la previa comentábamos que iba a ser un derbi extraño. El triplazo de Wright para dar la máxima ventaja a Asefa Estudiatnes (72-66) y Driesen espoleando a la Demencia mientras bajaba a defender, lo demostraron. Tocaba mantener la calma a falta de seis minutos.

Y realmente, quienes se mostraban nerviosos eran los de blanco. Al triple de Llull respondía con toda la sangre fría del mundo Germán Gabriel, y Carlos Jiménez aumentaba la ventaja a 8 puntos desde la línea de tiros libres (79-71).

A falta de 3 minutos, y con 79-73 en el marcador, entró en juego el factor cancha: la cuarta falta de Germán fue protestadísima, pero a Mirotic eso de tirar tiros libres ante una grada repleta fue demasiado. Falló los dos, y en el siguiente ataque Wright dejó una canasta a aro pasado para la galería (81-73).

EL ÚLTIMO TIRÓN MERENGUE
Llull era, como es habitual, quien tiraba del carro merengue. Un 2+1  del balear y una canasta trasrebote ofensivo de Reyes ponían el partido en tres puntos a minuto y medio (81-78), pero a Jayson Granger no le tembló el pulso para meterse hasta la cocina. Vaya partidazo del uruguayo, que ponía el 83-78.

Asefa Estudiantse perdonó con dos malos ataques consecutivos y faltas discutibles, y Boom-boom Carroll desde la línea de tiros libres le daría igual tener enfrente a todos los tanques de la Unión Soviética. A falta de 44 segundos, puso el marcador con un 83-82 que prometía trabajo extra para la Cruz Roja.

EL HÉROE DE MONTEVIDEO
Germán fallaba una canasta bajo el aro inexplicable, pero de repente apareció de no sabemos donde Jayson Granger para rebañar el balón y anotar: 85-82, y 37 segundos.

EL AIRBALL DE SUÁREZ
Tras el tiempo muerto, Llull fallaba, como si estuviera con la selección española, la bandeja y en la lucha sin cuartel por el rebote, la posesión fue para los merengues. Pero Carlos Suárez se tiró el peor triple de su carrera ¡ni tocó aro! En el rebote, falta, y dos tiros para su tocayo, Jiménez.

El de Carabanchel anotó los dos a falta de 15 segundos, y el Palacio era una fiesta: 87-82.  Y el cachondeíto de la grada con el que hace solo un par de años era su ídolo, de los que marcan época.

HOY ME SALE AZUL
A la desesperada tiró Singler, el rebote cayó del lado estudiantil y los últimos segundos fueron la fiesta que tanto necesitaba esta sufrida afición. Y ahora, a mirar arriba, y a cumplir apuestas. Rapados, tatuajes, baños, bigotes…  la ocasión lo merece.


ASEFA ESTUDIANTES 90 (16-22-23-29)
Fernández 2, Driesen 11, Simmons 9, Jiménez 4, Granger 21, Gabriel 15, De la Fuente 9, Flores 11, Wright 8.No jugaron: Clark, Nogueira, Martínez.

REAL MADRID 85 (29-16-18-22)
Tomic 18, Sua´rez 0, Reyes 4, Mirotic 11, Rodírguez 7, Begic 6, Carroll 16, Singler 5, Llull 18. No jugaron: Sanz, Pocius, Diez.