El alero Edu Martínez sube al primer equipo de Asefa Estudiantes

Después de su excelente progresión en el filial de Asefa Estudiantes, el alero Eduardo Martínez (2,02; 21 años) subirá definitivamente al primer equipo colegial para la temporada 2011-12. “Para mi es una recompensa a años de esfuerzo, ahora quiero demostrar de lo que soy capaz en ACB”.  >>CONÓCELE

El alero Edu Martínez sube al primer equipo de Asefa Estudiantes

Eduardo Martínez tendrá ficha profesional con el primer equipo de Asefa Estudiantes en la temporada 2011-12. El alero riojano, de 2.02 metros y 21 años, lleva cuatro campañas en las categorías inferiores del conjunto colegial. Ha experimentado una gran progresión en el filial de liga EBA, y este año entró en dinámica ACB, llegando a debutar en la jornada 26. 

El alero, internacional con España en las categorías U18, U19 y U20, ya ha firmado su nuevo contrato, momento en el cual reconoció que para él es “un orgullo” llegar a la liga ACB. “Han sido muchos años de esfuerzo y al final ha llegado la recompensa”.   EXPLOSIÓN EN EBA Y DEBUT SIMBÓLICO EN ACB Edu Martínez llegó a Asefa Estudiantes en 2007, procedente de la cantera del FC Barcelona, en edad júnior. Su progresión en estos años ha sido la esperada, y esta última temporada en el filial de liga EBA, del que era el capitán, ha explotado. Ha promediado en 30 partidos, 29:13 minutos; 14,6 puntos; 3,9 rebotes y 1,4 asistencias para 12 de valoración, liderando al equipo en los momentos decisivos.   Este año además comenzó a estar en la dinámica ACB. Participó en la pretemporada del primer equipo, disputando minutos de calidad en los partidos amistosos; y después durante la temporada completó muchos entrenamientos e incluso llegó a debutar en partido oficial: fue en la jornada 26, cuando disputó 1 minuto precisamente en la cancha de su ex equipo, el Regal Barça.   El objetivo de Martínez en su primera temporada ACB será “ayudar en todo lo que pueda al equipo y poder jugar algún minuto para intentar demostrar de los que soy capaz”, según explicaba con una sonrisa de oreja a oreja.