La Fundación Estudiantes y el Colegio Español de Malabo (Guinea Ecuatorial) firman un histórico acuerdo de colaboración

Cuando dos entidades de prestigio comparten valores, ideales y filosofía, es muy sencillo llegar a acuerdos. Y así ha ocurrido con el Colegio Español de Malabo y la Fundación Estudiantes, cuyo concepto del baloncesto va más allá de la salud o la educación física.

La Fundación Estudiantes y el Colegio Español de Malabo (Guinea Ecuatorial) firman un histórico acuerdo de colaboración

Cuando dos entidades de prestigio comparten valores, ideales y filosofía, es muy sencillo llegar a acuerdos. Y así ha ocurrido con el Colegio Español de Malabo y la Fundación Estudiantes, cuyo concepto del baloncesto va más allá de la salud o la educación física.

El baloncesto, para ambas entidades, representa, además de un deporte, una herramienta única y especial para hacer que germine en el espíritu de niños y niñas en edad escolar conceptos como esfuerzo, sacrificio, tesón y superación a través de unos hábitos y unas mecánicas de trabajo que les serán muy útiles a lo largo de su vida.

El Colegio Español de Malabo es un centro educativo de referencia en África Central con más de 800 alumnos de entre 3 y 18 años. En él, la actividad deportiva extraescolar por excelencia actualmente es el baloncesto, gracias al buen hacer de un grupo de profesores que, durante muchos años, han trabajado en este sentido. Así, en la actualidad cuenta con más de 100 niños, niñas, chicos y chicas jugando en las categorías infantil, cadete y juvenil.

Por su parte, la Fundación Estudiantes y el Club Movistar Estudiantes han hecho de la cantera su verdadera razón de ser y en los últimos años han aumentado su número de jugadoras y jugadores sumando 200 jugadores con distintas capacidades y construyendo así la cantera inclusiva más grande de Europa.

Material deportivo y formación
A partir de ahora, y gracias a este a este acuerdo de colaboración, la Fundación Estudiantes donará al colegio ecuatoguineano material deportivo, especialmente ropa de entrenamiento de forma periódica, y siempre que se lo permitan las circunstancias y así mismo Movistar Estudiantes pondrá los recursos necesarios para formar a los futuros entrenadores y monitores del colegio, tanto presencialmente en Guinea Ecuatorial como en España, en un intercambio formativo sin precedentes.

Por su parte, el colegio ecuatoguineano, del que han salido ya muchos jóvenes con destino a los equipos profesionales del país e incluso a la propia selección nacional, se compromete a comunicar la evolución deportiva de los jóvenes talentos de futuro que van surgiendo en dicho país una vez que el Colegio Español de Malabo va a pasar a formar parte de la gran familia canterana del Estu.

Es, en conjunto, un bello proyecto formativo y deportivo del que todos los amantes del baloncesto podemos sentirnos orgullosos. Por lo que representa, por lo que significa, por el enriquecimiento social y cultural para ambas entidades y sobre todo para las personas que las integran. Y también, por estrechar lazos con un pueblo hermano con el que tantas cosas tenemos en común.

Y todo ello, gracias a ese deporte que unos llaman básquet, otros básquetbol, algunos basketball, pero que para nosotros es, como bien nos dijo aquel sabio del Magariños: ¡BA-LON-CES-TO!