LA GENTE DE LA GRADA: DEMENCIA (3)

Sigue en clubestudiantes.com la serie de artículos sobre la afición de MMT Estudiantes. Esta semana hablamos del gran boom que tuvo la Demencia en los primeros 90 coincidiendo con una de las mejores rachas deportivas de la historia del Club.

LA GENTE DE LA GRADA: DEMENCIA (3)

CRISIS EN EL PALACIO Y EL BOOM DEL 92
A finales de los años 80 la masa social de Estudiantes había crecido de tal modo que el “Magata” se quedó pequeño, y por eso el club colegial se traslada al Palacio de los Deportes. El trauma fue enorme para una Demencia acostumbrada a hacerse notar en el que al fin y al cabo es el “gimnasio” de su colegio, y durante un espacio de tiempo desaparecieron. No terminaban de cogerle el gusto a un recinto de 12.000 espectadores acostumbrados a uno de 3000, y gracias.

Pero ¡ay amigos!, el “Estu” de aquellos años enamoraba. Con una base impecable de jugadores jóvenes procedentes de la cantera como Azofra o Herreros y una de las mejores parejas “yankis” de los sesenta años de historia colegial como eran Pinone y Winslow, los éxitos deportivos no tardaron en llegar, y la Demencia encontró motivos para reengancharse pese a estar en un terreno extraño.   Son los años de la Copa de Granada y la Final Four de Estambul. La capital turca ha vivido el que sigue siendo, 16 años después, el desplazamiento de seguidores colegiales más masivo, con cerca de dos millares de personas.   También son años en los que el “Estu” y la Demencia se pusieron de moda y vivieron un “boom” a todas luces excesivo para lo que son las raíces, humildes y a contracorriente, de ambas entidades. Cosas de la sociedad del consumo.   Además, en el caso concreto de la Demencia, llamó mucho la atención uno de sus principios que permanecen inalterables desde su nacimiento: el rechazo absoluto a la violencia, en unos tiempos donde las barrabasadas de los grupos ultras estaban a la orden del día (no en vano data de estos años la Ley del Deporte, cuando ya se había producido el primer asesinato). Por eso llegaron los reconocimientos institucionales de primer nivel, como el premio Estrellas del Deporte de la Comunidad de Madrid o el Premio Infantas de España.

 

Dementes en la grada del Abdi Ipekçi de Estambul. Foto cedida por Antonio “El Ronco”
En las gradas del Palacio de los Deportes