Las cuentas para la permanencia en LF (-2)

Tras la derrota en Canoe, ahora sólo vale ganar al Cadí La Seu. La derrota significaría el descenso para Asefa Estudiantes LF. La empresa es de las más complicadas del año, pero es hora de asaltar el fortín de La Seu y que acompañen otros resultados: debe perder Hondarribia los dos partidos que le quedan.

Las cuentas para la permanencia en LF (-2)

Tras la derrota de la pasada jornada en la pista de Canoe, Asefa Estudiantes tiene que recurrir a la épica para lograr una salvación que se ha puesto muy difícil, pero que no se ha consumado. Quedan sólo dos partidos. El primero de ellos es este sábado en la cancha del Cadí La Seu d’Urgell.

La victoria en la cancha urgellesa aumentaría las posibilidades de salvación de Asefa Estudiantes. Sin embargo, una derrota en dicha cancha nos condenaría al infierno de la LF2, ya que el último partido para las colegiales es en casa contra el líder de la liga y participante en la Final a Cuatro de Euroliga: el todopoderoso Ciudad Ros Casares. Llegará sin jugarse nada y posiblemente reservando jugadoras para “su” F-4 que es una semana después, pero es un equipo que claramente está a otro nivel.   UN OJO EN HONDARRIBIA… Y DE REOJO EN VALENCIA No sólo habrá que estar atentos a lo que ocurra en la cancha de La Seu d’Urgell. A 541 kilómetros de distancia se juega otro partido con muchos intereses para Asefa Estudiantes. El Hondarribia Irún se enfrenta al Perfumerías Avenida en su casa, y las vascas lucharán a muerte por asegurarse su salvación, ya que la siguiente semana tienen un enfrentamiento difícil en casa de nuestro verdugo: el Real Canoe.   No obstante, Asefa Estudiantes debe mirar de reojo a lo que ocurra en la capital del Turia. Allí se enfrentarán las nadadoras al Ciudad Ros Casares. Pese a que la salvación la tienen casi asegurada, si cuajan un mal partido las de Iván Tenes pueden salir afectadas de cara al duelo con Hondarribia de la próxima semana.