LF2: Así han llevado las Women in Black el parón navideño en mitad de la temporada

El pasado 17 de diciembre el Movistar Estudiantes de LF2 jugó su último partido antes del parón navideño, y no vuelve a la competición hasta este sábado 7 de enero (a las 18:30 horas en el Magariños contra el Picken Claret). En total son 20 días sin disputar un partido, por lo que desde el cuerpo técnico se ha preparado un trabajo específico para intentar que el impacto sea el menor posible.

LF2: Así han llevado las Women in Black el parón navideño en mitad de la temporada

Una de las características de la época navideña, reuniones familiares a un lado, es que supone un periodo vacacional para los más pequeños, para los estudiantes y también para muchos trabajadores…entre las que se encuentran las jugadoras de la Liga Femenina 2, competición en la que participa Movistar Estudiantes.

El último partido que jugaron las Women In Black se remonta al pasado 17 de diciembre (estuvieron muy cerca de asaltar la complicada cancha del Pacisa Alcobendas) y no volverán a la competición oficial hasta este sábado 7 de enero, en el que recibirán en el Magariños la visita del Picken Claret valenciano a las 18:30 horas.

Son 20 días entre un partido y otro, lo que supone un importante parón en el ecuador de la temporada, ya que el del sábado es el último partido de la primera vuelta. Un hecho que hay que tener en cuenta y que puede afectar al equipo si no se planifica de la manera adecuada.

Por eso desde el staff técnico que lidera Fito González se ha llevado a cabo un minucioso plan para minimizar el impacto del parón competitivo.

Un trabajo físico específico
Muchas de las jugadores de Movistar Estudiantes son de fuera de Madrid, por lo que aprovecharon estas vacaciones para viajar a su casa y pasar tan señaladas fechas festivas en compañía de sus familias y amigos.

Pero en la maleta no solo se llevaron ropas y demás objetos necesarios, si no que se llevaron cada una de ellas un trabajo físico por cortesía de Jorge Marín, el preparador físico del equipo.

“Todas las jugadoras han tenido un plan físico específico diseñado de manera individual por Yorch (Jorge Marín) en función de la carga que cada una lleva, así que han trabajado todos los días en ese sentido”, señala Fito González, que también pudo “trabajar a nivel de pista puntualmente con algunas jugadoras”.

Durante todas estas vacaciones y fiestas no todo el mundo ha estado parado del todo, ya que parte del primer equipo femenino ha podido sacar un total de seis sesiones de pista para trabajar “detalles específicos y volúmen de tiro, además de un trabajo de fundamentos individuales con esas jugadoras”, indica Fito González.

Lectura Positiva
El calendario es el que es, se conoce desde el principio de temporada y hay que adecuarse y diseñar el año en torno a él. Por eso Fito González ha intentado enfocar este parón “de una manera positiva”, ya que aunque hace que se pierda ritmo competitivo, puede venir bien en otros aspectos, como por ejemplo el psicológico.

“A alguna jugadora la ha venido bien incluso desconectar. Es bueno que vayan a casa, que estén con su familia y que tengan ese puntito de desconexión del basket. En ese sentido tiene su parte positiva”, no duda en señalar el entrenador de Movistar Estudiantes sobre estas vacaciones que hay en mitad de la temporada.

Amistoso para recuperar el ritmo de partido
Una de las cosas que más cuesta cuando hay un parón de tantos días en mitad de una temporada es recuperar el ritmo competitivo, es decir, el ritmo durante los partidos. La forma más eficaz y casi la única de lograrlo es jugando partidos, razón por la que este martes las Women In Black disputaron un partido amistoso contra el CREF ¡Hola!, equipo de la LF1.

Más allá del resultado (se disputaron cuatro cuartos independientes uno del otro), lo importante de la cita era el volver a recuperar esas sensaciones de la competición. Un partido que según palabras de Fito González ha venido muy bien para coger ” tono, ritmo, contacto de competición, de defensa, rebote y refrescar movimientos” ante un rival muy exigente y que lleva muchos días de entrenamiento.

Ahora, con todas las jugadoras del primer equipo ya de vuelta, esta semana entera de trabajo y entrenamientos está destinada única y exclusivamente a preparar el choque contra el Picken Claret, un equipo que para el técnico del Movistar Estudiantes es “muy luchador y continuo en su esfuerzo”, y que no pondrá las cosas nada fáciles para cerrar la primera vuelta con la octava victoria de la temporada 2016-17.

Iñaki González 
@ignagonzalez86