Los 36 niños y niñas de la Iglesia San Juan de Dios, disfrutan en el Magariños con Jugando a Superarte

 Jugando a Superarte llegó al Polideportivo Antonio Magariños, el hogar de Movistar Estudiantes, para una gran tarde de baloncesto con 36 niños y niñas de la Iglesia San Juan de Dios. En la actividad participaron Manolo Coloma, Julio Casado, Ana Iglesias, Mª Luisa González-Bueno, Eire García, Juani Lirio y todos los monitores y personas de apoyo del párroco Gonzalo Ruipere, así como Ahorramás y Cruz Roja como entidades colaboradoras con Fundación Estudiantes en este proyecto. También estuvieron los jugadores del equipo de Liga Endesa Edgar Vicedo y Sitapha Savané, padrino del proyecto.

Los 36 niños y niñas de la Iglesia San Juan de Dios, disfrutan en el Magariños con Jugando a Superarte

Tarde de emociones y disfrute del baloncesto en el Polideportivo Antonio Magariños. Los 36 niños y niñas de la Iglesia de San Juan de Dios de Madrid lo pasaron en grande con el baloncesto en la casa de Movistar Estudiantes.

Tras la actividad en Villapaz, el proyecto “Jugando a Superarte” se trasladó a este emblemático escenario del baloncesto colegial, donde niños con necesidades similares a las de los centros tutelados disfrutaron de una buena tarde de basket.

La actividad comenzó con una hora y media de juegos dirigidas por Manolo Coloma, junto a Julio Casado, Ana Iglesias, Mª Luisa González-Bueno, Eire García, Juani Lirio y todos los monitores y personas de apoyo del párroco Gonzalo Ruipere.

Más tarde, llegó la visita de los jugadores Edgar Vicedo y Sitapha Savané, padrino de este proyecto. Los niños preguntaron todo cuanto quisieron a los jugadores: otros deportes que han practicado, sus hábitos alimenticios, etc. Después, hicieron mates conjuntamente y los jugadores firmaron los calendarios solidarios de Fundación Estudiantes.

En esta actividad participaron tanto Ahorramás, que proporcionó merienda y una bolsa con productos de recuerdo para llevar a casa, como Cruz Roja. Ambas son las entidades colaboradoras de este bonito proyecto, gracias a la venta del Sorteo del Oro.