“LOS DERBIS EN EL RAMIRO SON OTRA HISTORIA” (y 2)

“Beibi” Mimoun, Emilio Segura y Vicente Ramos recuerdan, dos días antes del derbi MMT Estudiantes-Real Madrid de este sábado lo que ha significa este partido en el seno del club colegial desde su triple visión de alumnos del Ramiro, jugadores del Estu y seguidores.

“LOS DERBIS EN EL RAMIRO SON OTRA HISTORIA” (y 2)

Cuando a aquellos chavales criados animando a sus ídolos vestidos de azul les tocaba convertirse ellos en los ídolos, sabían más que de sobra qué podía significar su victoria ante el vecino rico.

– Beibi: “Sí, la verdad es que ese partido te lo preparabas mejor. Salías a la cancha sintiéndote responsabilizado”  
Vicente Ramos
cuenta una anécdota que lo deja claro: 
  “los jugadores que fumaban mucho, por eso de que estudiaban por las noches, la semana del derbi estudiaban menos para así fumar menos también… y de este modo potenciar su resistencia cardiopulmonar”.   Así, a base de resistencia cardiopulmonar, garra, coraje u otra cosa que empieza por co… se superaba de cuando en cuando a aquel todopoderoso Real Madrid. No se han prodigado mucho las victorias y hubo años de sequía (en total, 39 victorias de 150 enfrentamientos en liga), así que…
– “Cuando ganábamos un derbi estábamos durante unas horas flotando” – dice Beibi-. “¡No digamos ya si coincidías con algún seguidor o directivo que te quería invitar! Nos llevaban a tomar cañas, a comer gambas… Y al día siguiente ir al Ramiro y notar como te miraban los chavales del instituto, la alegría que había ese día…”
  DESDE LA CUNA El baloncesto se vivía en todos y cada uno de los rincones de Serrano 127. En aquellos tiempos de nacionalcatolicismo obligatorio, uno de los centros educativos orgullo del sistema franquista se permitía amar sobre todas las cosas algo que no fuera Dios: su Estudiantes. Una religión con su particular “anticristo”, que vestía de blanco y era profesional.
  – Beibi: “A los jugadores que vivíamos en el Internado nos inculcaban la importancia de este partido… ¡incluso a veces nos dejaban repetir plato para así motivarnos! – Emilio: “Cuando los alumnos empezábamos a jugar en infantiles, que todavía no existía el minibasket, ni nos planteábamos llegar al primer equipo. Era lo que se hacía en el Ramiro. Luego ya sí ibas soñando con jugar algún día en el Liga Nacional” – Beibi: “¡… y ya en la cantera te inculcaban esas ganas de ganarle al Madrid!” -Emilio: “Es que los derbis en las categorías inferiores en las que también tenía equipo el Real Madrid se vivían del mismo modo… aunque en otra escala más pequeña, claro. Pero yo recuerdo igual que mi canasta que les quitó la liga cuando les ganamos el campeonato de España en categoría juvenil. No sabía igual que ganar a otros equipos también grandes como el Juventud” -Emilio: Incluso en estas categorías se notaba la diferencia entre los dos clubes, ellos siempre transmitían más profesionalismo, mientras que nosotros éramos aficionados. También era muy bonita la continuidad: en cantera jugábamos contra Lolo Saíz, Sevillano…enfrentarse a ellos en Liga Nacional unos años después hacía ilusión”    Y ahora… ¿cómo se ven los derbis desde la barrera? -Vicente: “Yo creo que los derbis ahora llevan asociada una carga de tensión que antes no tenían. Salíamos con relativa tranquilidad, con la emoción de enfrentarse al que era el equipo más fuerte siendo nosotros aficionados. Ahora hay más en juego, como este sábado que está la permanencia en el aire”   Y aunque parezca que esto de los derbis es más importante en la casa del humilde… lo cierto es que en Concha Espina tampoco es un partido más… -Beibi: “¡Ferrándiz todavía se sigue acordando de la canasta de Emilio! ¡Es la única liga que no ganó!”

 

Gradas repletas en la Nevera antes de techarse