Los “peques” de la cantera, ilusionados con sus “padrinos” y “madrinas”

Esta semana los entrenamientos de los equipos ACB y LF han sido una auténtica locura. Y es que han recibido la visita de los “peques” de la cantera cuyos equipos tienen apadrinados, para darles las cartas que les tenían preparadas. Caras de ilusión a raudales, y no sólo entre los más jovencitos… >>VER FOTOS

Los “peques” de la cantera, ilusionados con sus “padrinos” y “madrinas”

Este año la afición del Asefa Estudiantes está muy ilusionada con el equipo gracias a la gran temporada que está realizando el conjunto colegial, pero en los jugadores más pequeños hay otra cosa que les ha dado ilusión esta temporada: el tener un “padrino” o una “madrina”, una tradición que se ha recuperado este año.

Los niños y niñas se han puesto en contacto con sus padrinos y madrinas a través de unas cartas pidiéndoles muchas cosas: que les visiten en los partidos, que les enseñen a jugar etc. pero con una gracia que solo se encuentra en los mas pequeños. 

CARTAS DE TODOS LOS COLORES Estos son algunos de los ejemplos de las cartas y las peticiones que les hacen: “Muchas gracias por venir a nuestro equipo y por favor ¿puedes venir a ver como entrenamos y a ver nuestros partidos?, si puedes venir gracias y si no nada. Para Carlos Suárez”– Escrita por uno de los jugadores del equipo mixto Benjamín Suárez.

Otros equipos, como el alevín 99 “Popovic”, alevín “Jasen” o Alevín “Herrera” han hecho una carta conjunta del equipo, con sus peculiaridades.   Por ejemplo, la carta a Popovic está escrita en un perfecto inglés, y con alguna frase en su idioma, el serbio, además de tenerle en cuenta como el jugador número 13 de la plantilla. A Jasen le piden por favor si puede ir a un entrenamiento a enseñarles la nueva finta que ha desarrollado este año y que tanto efecto surge, y a Laura Herrera, la piden, entre otras cosas, que si puede dar al equipo unas pocas entradas para sus partidos, o que las visite y las corrija entrenamientos para llegar a ser tan buenas como ella.   AUTÓGRAFOS Y CONSEJOS

Granger firmando las “zapas” a sus chavales

Los chicos del ACB recibieron sus cartas antes del entrenamiento del miércoles, y aprovecharon para charlar con sus apadrinados. Los del equipo Clark, fueron los primeros y era difícil saber quién estaba más cortado, si el pívot británico o sus jóvenes apadrinados. Romper el hielo nunca es fácil. Con Jayson Granger , que jugó una pachanguita con sus chavales, comenzó la moda de pedir que les firmaran las zapatillas, y ya que estaba por ahí pillaron “por banda” a Richard Nguema.   Javi Beirán se interesó por la posición en la que jugaba cada uno de los representantes del equipo que lleva su nombre y qué tal les iba la temporada y Jasen les recordó que deben hacer caso siempre a los consejos del entrenador… y al entrenador lo importante que es aprovechar el baloncesto para educar.    A Suárez bajaron a buscarle a los vestuarios llamándole: “¡Carlos, sal, por favor!”; y Popovic, que salió el último a la pista, se hartó a firmar autógrafos entre el grito de “¡Po-po-vic!”  
  MADRINA SORPRESA A las chicas les tocó el turno hoy jueves, justo antes del entrenamiento vespertino. Sandra Ygueravide sonreía al leer el tarjetón que le prepararon “sus” Alevines; las alevines de Laura Herrera habían preparado a la pívot una tarjeta con un balón de baloncesto; y las Benjamines de Aauri Bokesa, que no se pierden un partido de LF para animar a su madrina, dieron la sorpresa de la tarde. Decidieron que además de la alero fuenlabreña también querían que las amadrinase Linnea Liljestrand, y prepararon una carta para la sueca, que no se lo creía.   Lo que está claro con esto es que en el club de la calle Serrano se vive un magnífico ambiente y eso es, entre otras cosas, gracias a la gran cantera. El millar de niños y niñas de todas las edades transmiten juventud y alegría por todos los rincones del Ramiro. Y eso, se nota.