LUIS CASIMIRO: TRABAJO DÍA A DÍA (I)

Repasamos el perfil del nuevo técnico de MMT Estudiantes en dos artículos. En esta primera entrega, podrás encontrar un resumen de la carrera de Luis Casimiro como entrenador del TDK Manresa, Cáceres CB y Pamesa Valencia.

LUIS CASIMIRO: TRABAJO DÍA A DÍA (I)

Hay que trabajar día a día. En este negocio si olvidas el presente te llevas un buen palo”. Así hablaba hace una década el nuevo entrenador de MMT Estudiantes, Luis Casimiro, cuando preparaba la primera temporada “post-campeonato” con el TDK Manresa. Los caminos del técnico manchego y del “Estu” se han cruzado muchas veces en estos años, y esta filosofía de trabajo es sólo una más.

La temporada 1997-98 de la liga ACB tuvo uno de los finales más sorprendentes de sus 25 años de historia: el modesto TDK Manresa se proclamó campeón de liga, contra todo pronóstico. A los Alston, Sallier, Lázaro… y por supuestísimo, “Chichi” Creus les dirigía en el banquillo un técnico debutante en máxima categoría, Luis Casimiro.

En aquella sorprendente victoria del TDK Manresa el “Estu” fue uno de los clubes que pagó los platos rotos. En el partido de ida de liga regular en el Palacio de los Deportes el entonces emergente alero colegial Carlos Jiménez anotó una increíble canasta desde más allá del centro del campo que dio la victoria a Estudiantes, ante las protestas manresanas con respecto a que había lanzado fuera de tiempo.

Y el TDK Manresa de Casimiro se tomó la venganza. Primero en cuartos de la Copa del Rey disputada en Valladolid, y después el “Estu” fue el primer escalón del sorprendente campeón de liga también en cuartos de final: 1-3 para los catalanes, con polémica también sobre el cronómetro, con una canasta dudosa de Pere Capdevila.

Volverían a cruzarse la carrera de Casimiro y la de Estudiantes. La temporada “post-milagro” el TDK Manresa bajaría sus prestaciones (undécimo al final de temporada, con victoria manresana en Nou Congost y colegial en el Palacio) para, ya sin Casimiro en el banquillo, descender al año siguiente, en 2000.

Porque de cara a la campaña 1999-2000 el Cáceres CB, que sin ser de los equipos de arriba sí era de los que siempre estaban dando guerra y habían dado alguna que otra sorpresa, sobre todo en Copa, se hacía con los servicios de Luis Casimiro. Con el manchego en su banquillo los cacereños consiguieron la segunda mejor clasificación de su historia: novenos. Contra el “Estu” vencieron en la capital extremeña y perdieron en Madrid. En aquel equipo jugaba el hoy director deportivo de MMT Estudiantes, Carlos Montes, artífice de la contratación de Casimiro en virtud de su actual cargo.

Luis Casimiro en la foto oficial como técnico taronja

Sólo duraría un año en Cáceres, ya que al año siguiente le llegaría la oportunidad de dirigir a un grande… o al menos, equipo con presupuesto e intención de serlo: el Pamesa Valencia. En sus dos años en la capital del Turia Casimiro logró un 5º y un 6º puesto en ACB, un subcampeonato de Copa Saporta, y quedarse en semis en una edición de Copa del Rey y otra de la Saporta. Aunque no fue suficiente para un Pamesa que aspiraba a más…

…pero que con Casimiro al mando lo que sí consiguió fue que el “Estu” dejara de ser su bestia negra. Si en la campaña 1999-2000 con Miki Vukovic en el banquillo del Pamesa y Pepu Hernández en el colegial los del Ramiro habían vencido en 11 ocasiones consecutivas a los azulejeros, en la Copa del Rey de Málaga 2001 Casimiro frenó esa racha en los cuartos de final. Al año siguiente los valencianos volverían a eliminar a Estudiantes de una competición, en esta ocasión europea: la Copa Saporta, en octavos de final y además con autoridad, venciendo tanto en la ida como en la vuelta. Una vez más, el “Estu” fue el primer escalón de un éxito de Luis Casimiro.