NACHO GARCÍA: “NUESTRA PROFUNDIDAD DE BANQUILLO FUE VITAL”

El mister del USP-CEU MMT Estudiantes repasa para clubestudiantes.com la victoria en Pontevedra (63-80) ante un Arxil que sólo plantó cara a las colegiales en el primer cuarto.

NACHO GARCÍA: “NUESTRA PROFUNDIDAD DE BANQUILLO FUE VITAL”

La victoria de las chicas del Ramiro ante el Arxil Comervía de Pontevedra supone un paso más en pro del asentamiento del equipo dentro del cuarteto de cabeza de esta Liga Femenina 2. Liga que en la siguiente jornada, decimonovena para más información, será testigo de un duelo de altura entre el USP-CEU MMT Estudiantes y el Pío XII, líder sólido de la competición.

¿Partido muy completo de todo el equipo, no es así? “La verdad es que sí, todo el conjunto funcionó como tal y eso lo notamos al final del partido. De todas formas no tuvimos un inicio fácil y nos costó entrar en el partido, ellas dominaban el rebote ofensivo y defensivo a parte que nuestra anotación no fue muy boyante, tan sólo 14 puntos”.

¿Qué cambió a partir del segundo cuarto? “Pues básicamente mejoraron los dos aspectos que te acabo de mencionar; por un lado nos pusimos las pilas en tareas defensivas y de rebote, y por otro comenzamos a mejorar nuestros porcentajes de tiro lo cual hizo que el marcador parcial del segundo cuarto fuese de 13 a/> 22. Si a eso le sumamos que durante el resto del encuentro paramos a sus bases las cuentas salen y encarrilas el partido a tu favor”.

Cuando una jugadora anota 19 puntos es de suponer que ha hecho un buen partido pero en el caso de Tatiana Gómez Kehsler esa valoración no es tan objetiva. “19 puntos siempre es una buena anotación, es verdad que Tatiana venía de sumar casi semanalmente promedios superiores a los 25 puntos, aunque aún así está haciendo una gran temporada. Otra de las claves del partido tuvo a esta jugadora como protagonista, durante la semana preparamos muy bien determinadas jugadas para mermar su actuación y lo conseguimos. Cada vez que recibía balón tenía dos de nuestras jugadoras encima por lo que si a la buena ejecución de esas acciones le sumamos que el equipo “flotaba” perfectamente el resultado fueron un gran número de pérdidas y recuperaciones a nuestro favor”.

Y en el segundo tiempo la clave estuvo en el banquillo de un equipo y otro. “Nuestra profundidad de banquillo resultó fundamental a la hora de subir el ritmo del partido y responder físicamente en determinadas situaciones. Llegamos al último cuarto muy frescas y eso nos otorgó un “plus” decisivo para la victoria final”.