RAMIRO DE MAEZTU Y COLEGIO HEIDELBERG ALCANZAN LA GLORIA EN LAS SERIES COLEGIALES

Las Series Colegiales acaban con los dos campeones: Ramiro de Maeztu y Colegio Heidelberg. Las chicas del Pureza de María no pudieron con un fuerte Colegio Heidelberg

RAMIRO DE MAEZTU Y COLEGIO HEIDELBERG ALCANZAN LA GLORIA EN LAS SERIES COLEGIALES

Los madrileños del Ramiro de Maeztu y las representantes de Gran Canaria, el Colegio Heidelberg, obtuvieron el título de conferencia y certificaron su pase a la tan deseada Gran Final Colegial. Los derrotados, Canterbury Lions y Pureza de María, cayeron y deberán aguardar a la próxima edición del torneo.

Los cerca de 700 espectadores que se congregaron en la tarde del sábado en la Nevera del Ramiro de Maeztu animaron durante todo el partido a sus jugadores. El partido comenzó muy igualado y con los nervios típicos de una final. Especialmente se notó esa circunstancia en los jugadores locales, que en los primeros minutos notaron la presión de tener que ganar por jugar en casa. Fueron capaces de lograr acabar el primer cuarto con un punto de ventaja: 14-13. El segundo periodo fue de color verde, color de los chicos del Canterbury. Su acierto en el tiro exterior les permitió llegar al descanso con ocho puntos de ventaja (26-34) y dejó a La Nevera congelada por momentos. Los nervios y la intensidad defensiva canaria bloquearon al mejor ataque de las Series, cuyos guarismos ofensivos se quedaron por debajo de los promedios a los que acostumbran.

Con la remontada por objetivo comenzaba la segunda parte. Los del Ramiro, aupados por una incondicional Demencia que abarrotó La Nevera, se pusieron a uno (43-44, minuto 27) y, nada más iniciarse el último cuarto, un parcial de 6 a 0 les dio el mando en el electrónico: 55-51. Canterbury reaccionó a tiempo y, a falta de tres minutos para el final del choque, soñaba por momentos con su presencia en la Gran Final Colegial: 62-64, minuto 37. En esos instantes, un nuevo arreón local parecía dejar el partido visto para sentencia a falta de escasamente 50 segundos para el final: 69-64. Dos nuevos tiros libres de Hernández situaban al Ramiro con tres puntos de ventaja y, con siete segundos por disputarse, Canterbury intentó la machada. Quevedo, eterno referente ofensivo de los canarios, tuvo en sus manos la prórroga, pero la suerte le fue esquiva.

El otro representante estudiantil, el Pureza de María, deseaba emular a Ramiro de Maeztu en la final femenina. Pero enfrente se encontró a un Colegio Heidelberg que estuvo soberbio y que, liderado una vez más por Suárez, se alzó con el estandarte de campeón de la Conferencia Gran Centro en un partido que se le puso cuesta arriba desde el principio. Las chicas del Pureza de María salieron muy enchufadas, con un gran acierto en el tiro exterior. Cuatro triples situaron en el minuto 18 a las madrileñas con una ventaja que parecía decisiva: 29-16. Por parte del Heidelberg, Suárez mantenía a sus compañeras en el encuentro.

Los dos siguientes cuartos fueron de color canario, que acabaron de certificar su remontada y la candidatura al título en el minuto 32: 45-44. Dos triples de Suárez al final del tercer cuarto y una salida fulgurante de las visitantes en el último periodo fueron la causa de que se certificase la remontada canaria a falta de ocho minutos para el final del encuentro. A partir de ahí, supieron manejar la diferencia con maestría e inteligencia. A la quinta falta personal de la estrella Suárez se le sumó la lesión de Frade y, por tanto, en el parquet de La Nevera sólo se quedaban cuatro jugadoras canarias. Con cuatro jugadoras, jugando como visitantes y ante un gran equipo, el Heidelberg logró la heroica y consiguió el título de la Conferencia Gran Centro tras vencer por un definitivo 56 a 64.