Toda una vida. Por Arturo Fornies Ayerra

Mi historia con Estudiantes se remonta a muchos años atrás. Corría el año 80 u 81 del pasado siglo. Yo era un chaval que jugaba, hacía no mucho, por cierto, al baloncesto en el cole, en mi ciudad, Zaragoza. Había empezado a acudir al antiguo pabellón de la Cazar, para ver los partidos del equipo […]

Toda una vida. Por Arturo Fornies Ayerra

Mi historia con Estudiantes se remonta a muchos años atrás. Corría el año 80 u 81 del pasado siglo. Yo era un chaval que jugaba, hacía no mucho, por cierto, al baloncesto en el cole, en mi ciudad, Zaragoza.

Había empezado a acudir al antiguo pabellón de la Cazar, para ver los partidos del equipo de primera división: Helios. Jugaban en ese equipo Manel Bosch, Fernando Arcega, Chus Iradier, Quino Salvo, entre otros. También vino para sustituir a Sten Feldreich un súper espectacular Hollis Copeland, al que yo vi hacer el primer alley-op de mi vida. No hace falta decir que yo era muy de Helios.

Sin embargo, un día llegó Estudiantes a jugar al pequeño y abarrotado pabellón, con un cinco inicial que llevo repitiendo como un mantra desde entonces: Vicente Gil, Charly López Rodríguez, Alfonso Del Corral, Slab Jones y Fernando Martín. Efectivamente, era el año del subcampeonato. Acompañó al equipo una centena o dos de miembros de la Demencia.

Estudiantes ganó el partido (esa temporada eran una máquina de hacer baloncesto), yo me pasé todo el encuentro intentando encontrar un motivo para enfadarme con alguno de los cánticos o chascarrillos de los dementes y….no lo conseguí. Vi que se podía animar sin insultar, sin sulfurarse, sin decaer ni un segundo, y además vi un equipazo.

Entonces seguí siendo de Helios, pero Estudiantes ya tenía un lugar en mi corazoncito. Fue pasando el tiempo, fui creciendo como jugador, me hice entrenador. Cada vez prestaba más atención a las noticias sobre Estudiantes. Pasaban épocas mejores y peores, y muchos jugadores: el doctor Soriano, Mckoy, Sttots, Aleksinas, llegó Carlitos Montes, Russell, el Oso…empezó a gestarse un equipo de leyenda, Azofra, Herreros, Winslow, Pedro Rodríguez; para entonces yo ya sólo tenía un equipo en mi corazón.

Era coordinador de un club de Zaragoza en el que todos los chavales o eran de Estudiantes, o era su segundo equipo. Hoy tengo una hija que juega al basket, y al único partido que vamos seguro al Príncipe Felipe es cuando viene Estudiantes. Ella va a entrenar con la camiseta que yo le compré en la tienda del Magariños y es la única de su equipo que es de Estudiantes..pero no se arruga por eso, ni mucho menos. Y así seguiremos, pase lo que pase.

Arturo Fornies Ayerra