Un jugador internacional de Versalles disfrutando en el Campus “La Cima del Baloncesto”

En el Campus del Estudiantes del 2013 no está faltando, como en años anteriores, la presencia de jugadores internacionales. Entre los jugadores y jugadores que están entrenando en Sierra Nevada sobresale la figura de Antoine Martínez, de nacionalidad francesa. Antoine decidió enrolarse en esta aventura después de encontrar el campus “por internet”.

Un jugador internacional de Versalles disfrutando en el Campus “La Cima del Baloncesto”

 

En el Campus del Estudiantes del 2013 no está faltando, como en años anteriores, la presencia de un jugador internacional. Entre las decenas de chicos y chicas que están entrenando en Sierra Nevada sobresale la figura de Antoine Martínez, de nacionalidad francesa. Antoine decidió enrolarse en esta aventura después de encontrar el campus “por internet”.

Su búsqueda tenía un destino obligado. “Me gusta España y quería probar la experiencia de jugar al baloncesto con gente de aquí”, dice Antoine Martínez con su limitado castellano. Aunque francés, el jugador tiene la peculiaridad de contar con un apellido español porque “su abuelo emigró desde Murcia al sur de Francia”, donde nació su padre. Su progenitor fue el que le ayudó a bucear en la red para encontrar un lugar en su país de procedencia donde mejorar en verano su nivel de juego.   Antonie reside habitualmente en Versalles, donde juega en un equipo de la ciudad llamado Entente Le Chesnay Versailles. “Esta temporada nos hemos quedado terceros. En Francia hay diferentes divisiones en formación y nosotros jugamos en la segunda categoría”, cuenta este exterior que la próxima temporada entrará en su etapa junior. Este jugador juega frecuentemente en la posición de escolta o de alero. Su paso por el Campus ‘La Cima del Baloncesto’ está siendo muy fructífero porque “hay un nivel superior” al que está acostumbrado. Pese a los problemas con el idioma, sus compañeros en el grupo Japón, entrenado por Iñigo de Villa, le están ayudando para adaptarse y le sirven de traductor, aunque él mismo sabe expresar su más profundo deseo: “En un futuro me gustaría jugar en un equipo español como el Estudiantes”