Vistazo al rival: Real Madrid, día 1 después de Rudy

El Real Madrid “visita” el Palacio de los Deportes para enfrentarse al Asefa Estudiantes en el que será su primer partido en liga sin Rudy e Ibaka. Los de Pablo Laso, caracterizados esta temporada por un juego alegre y ofensivo, se han reforzado con Singler, pero su nivel sin los internacionales españoles todavía es una incógnita.

Vistazo al rival: Real Madrid, día 1 después de Rudy

Podría parecer que, tras la marcha de Rudy e Ibaka, el partido del próximo domingo ante el Real Madrid haya perdido dificultad. Sin embargo, cuando el rival de enfrente es un equipo con un fondo de armario tan amplio, y unos recursos para sacarse de la chistera recambios de manera magistral, la cosa cambia, puesto que la plantilla a las órdenes de Pablo Laso sigue siendo una de las más potentes de toda Europa.

El Real Madrid se caracteriza este año por el juego ofensivo, con un equipo que lo tiene todo para matar al rival con transiciones rápidas y dominio del contraataque. Salvo algún pequeño tropezón en canchas complicadas, donde el equipo blanco sigue teniendo su tara, el conjunto de Laso se ha mostrado regular, y batirles será una prueba complicada. Con la marcha de Ibaka, la consistencia defensiva bajará enteros, y suplir este problema con garantías habiendo relegado al pseudo-ostracismo a jugadores que ahora deberán tener un papel mucho más importante se antoja como una de las claves para que este año, por fin, la inversión se vea rentabilizada con algún título que rompa con la sequía en Europa.   EL TRÍO EX-COLEGIAL El derbi de este domingo volverá a ser, como viene siendo habitual, un día de reencuentros. La vuelta a casa de los tres jugadores madridistas con pasado colegial no será muy amable, y Felipe Reyes, Sergio Rodríguez y Carlos Suárez tendrán que soportar de nuevo la presión –a la que ya están acostumbrados y se han repuesto de manera magistral- de un público que no perdona.   La temporada de los tres está marcada por los altibajos. Felipe, tras el bajo nivel desplegado la pasada campaña, ha aprendido a dosificar y ayudar en lo necesario, y cuando el equipo lo necesita aparece para volver a ser un coloso al rebote. “Chimpa” empezó mal, tras el palo psicológico de quedarse nuevamente sin disputar un campeonato con la selección, pero parece haber llegado ya al fondo y poco a poco recupera su mejor nivel, realizando todo tipo de tareas y dejando atrás su faceta triplista que tanto devaluó Messina.   El que sí está convenciendo este año a la exigente afición madridista es Sergio Rodríguez. Mucho más cómodo con Laso, el tinerfeño ha podido desplegar su juego (A.K.A magia) en determinadas fases de encuentros, dando otra cara al equipo y revolucionando partidos como en los viejos tiempos. Su pega, la irregularidad, sigue cometiendo demasiadas pérdidas y le cuesta leer los partidos en situaciones importantes.   BASE POR SORPRESA Uno de los puntos débiles del Real Madrid este año es sin duda el puesto de director de juego. Con Sergio Llull obligado a ejercer estas funciones en un ejercicio de auto-convencimiento que pocos se creen, el equipo blanco carece de un director puro que pueda complementar la tarea del Chacho.   Lo cierto es que el menorquín se está mostrando esta temporada en su peor versión, ya sea por no encontrarse cómodo sobre la pista o por la sombra de Rudy y Carroll, que es alargada. Veremos si con su marcha el internacional puede volver a levantar al público de sus asientos y a revolucionar partidos con sus triples y jugadas inverosímiles.   ESTA ESCOPETA NO ES DE FERIA Aunque pueda parecer que el salto de calidad de este Real Madrid lo ha provocado Rudy, el gran artífice del mismo es el nuevo cañonero del Real Madrid: Jaycee Carroll. El elegante mormón ha hecho olvidar a Clay Tucker –aunque él sigue sin olvidarse del Real Madrid y acordándose en sus declaraciones- con una efectividad que no sorprende al seguidor de baloncesto –por lo tanto sí a buena parte del público madridista-.   Capaz de adaptarse a cualquier rol, es el máximo anotador de la Euroliga en relación a minutos jugados -¡¡promedia casi 1 por minuto!!- y, con la baja de Rudy, deberá ejercer de líder ofensivo, algo que ha demostrado realizar a la perfección. Mucho cuidado, siempre está trabajando.   Otro de los refuerzos que completan el juego exterior del Real Madrid es el de Martynas Pocius. El lituano, aunque formado en EUU –en Duke-, arrastra problemas físicos y su participación el próximo domingo se prevé aunque no es segura. Su capacidad y potencia física le avalan y ya ha dejado su sello esta temporada.   DE DUKE A MADRID CON ESCALA EN ALICANTE El Real Madrid ha encontrado el sustituto de Rudy en la Liga Endesa. Llegó a Alicante en verano como uno de los fichajes estrellas del año, y no ha decepcionado a casi nadie: Kyle Singler, estrella universitaria en Duke y MVP de la NCAA en 2010 tras salirse en la final en la que los Blue Devils derrotaron a Butler.   El americano deja Alicante tras ser MVP en la primera jornada demostrando su capacidad ofensiva, capaz de anotar en cualquier posición, y efectividad en el tiro. Veremos cómo se adapta a su nuevo papel en el conjunto blanco.    BALCÁNICO JUEGO INTERIOR Lo que el Real Madrid no ha variado con respecto al año pasado es su juego interior. Mucha juventud balcánica en el mismo, que derrocha talento pero en ocasiones falta de implicación, algo que repercute defensivamente donde el Real Madrid sufre ante pívots más físicos y fajadores, algo que Ibaka solucionó en su momento.   La polivalencia y el talento lo ponen jugadores como Mirotic y Velickovic. El primero, con todos los focos encima por su más que probable futuro NBA y tras arrasar en el Campeonato de Europa U20 –con España-, está arrastrando esta temporada problemas de regularidad pero no ha decepcionado.   Un 2,13 con un tiro demoledor y una capacidad de bote y desborde que le hacen imparable, aunque tiene que mejorar al poste, donde muchas veces es castigado. El segundo sigue lesionado y sin encontrar del todo el hueco en el equipo, aunque Laso le devolvió a inicios de campaña mayor confianza.   Completan el cartel Mirza Begic y Ante Tomic. El esloveno –aunque nacido en Bosnia- por fin está disputando minutos tras su fichaje inédito la pasada campaña, y con la marcha de Ibaka deberá ganar en importancia y volver a unos más que aceptables números que tenía antes de la llegada del africano.   Tomic y el eterno debate. “El Gasol del Este” que llegó como estrella, alcanza por momentos gran nivel ofensivo, pero sigue sin dar el golpe definitivo sobre la mesa, y sus lagunas en defensa y la escasa regularidad vaticinan que se quedará en un buen 5 de un equipo de alto nivel europeo –que no es poco. Veremos si ante la falta de referencias interiores este año coge el testigo de Serge y ha aprendido algo de la intensidad del jugador congoleño.   En definitiva, un derbi muy complicado, como cada año, en el que Asefa Estudiantes intentará repetir la sorpresa y sacar a relucir el ADN del club con el esfuerzo, orgullo y lucha que hacen de este partido un duelo siempre complicado para el vecino, un equipo acostumbrado a ganar.

Marcos Fernández
clubestudiantes.com