Txus Vidorreta: “Tengo un grupo de muy buenos jugadores, pero en el juego tenemos que ser más duros”

Tras el partido, Txus Vidorreta destacó la “floja defensa en el juego interior” y afirmó que el equipo “debe ser más duro en la pista”. Además, se lamentó por la oportunidad perdida: “Si hubiésemos puesto más intensidad defensiva en el juego interior, igual podríamos haber sacado provecho de ella.”

Txus Vidorreta: “Tengo un grupo de muy buenos jugadores, pero en el juego tenemos que ser más duros”

Valoración general del partido

El partido ha estado marcado por nuestra floja defensa en el juego interior en toda la primera parte. Sabíamos que Valencia es peligroso de tres y hemos intentado defender esas situaciones. Sin embargo, tenemos calidad y dureza con cuatro jugadores interiores para poner más dificultades en la pintura.

Los diez puntos de diferencia al descanso son porque nuestro juego interior ha permitido que el suyo termine con 10 de 11 en tiros de dos. Ni un solo interior ha cometido faltas en la primera parte, más allá de la que ha hecho Guille Rubio. Tenemos la necesidad y la obligación de ser más exigentes y duros en el trabajo individual en la pintura.

El equipo ha recuperado el acierto de tres y ha dado más asistencias que nunca, lo que nos ha permitido estar en el partido. Pero cuando montas un circo te crecen los enanos y en el mismo minuto se ha producido la lesión de Miso y la 4ª falta de Colom. Eso ha generado una situación excepcional con nuestro juego exterior.

Hemos podido bajar la diferencia de diez en varios momentos pero no lo hemos logrado, a pesar de que hemos recuperado las buenas sensaciones ofensivas.

Tengo un grupo de muy buenos chicos, pero en el juego tenemos que ser más duros, más malos con el rival.

Preguntado sobre las pérdidas

En el tercer cuarto nos hemos bloqueado, con varias pérdidas colectivas agotando la posesión. En algunos momentos hemos perdido la concentración necesaria y eso ha facilitado que se pierda algún balón de más.

Aún así, insisto en que hoy teníamos una gran oportunidad delante y, si hubiésemos puesto más intensidad defensiva en el juego interior, igual podríamos haber sacado provecho de ella.