La exhibición de Landesberg no fue suficiente (79-91)

Movistar Estudiantes pagó las malas decisiones en la segunda mitad y volvió a caer en casa. Los 29 puntos de Landesberg no fueron suficientes ante un UCAM donde Hannah (21) fue el verdugo en la remontada pimentonera. 

La exhibición de Landesberg no fue suficiente (79-91)

Empezaba diciembre con Cook, Landesberg, Vicedo, Suton y Brown de inicio. Aunque Landesberg abrió el marcador con un buen triple, UCAM Murcia encontró pronto fluidez en ataque: 3-11. Desde la defensa llegó la reacción: parcial de 9-0 para el 14-15. Tras tiempo muerto, los pimentoneros reencontraron su juego, y terminó el cuarto con un igualado 19-23.

Caner-Medley y Hakanson dieron la ventaja a Movistar Estudiantes nada más empezar el segundo cuarto, y Darío Brizuela se disfrazó de “olentzero” adelantado para repartir felicidad en forma de asistencias a Savané y Vicedo, y obligar a su paisano Ibon Navarro a pedir tiempo muerto en apenas 2 minutos: 28-23, otro parcial de 9-0 colegial.

Aunque UCAM reaccionó, el ritmo del partido lo llevaba el conjunto colegial, intenso en defensa e inspirado en ataque, con Ludde Hakanson tomando el relevo de Landesberg en anotación.

El 37-30 que lucía el marcador cuando se sentó el sueco a 3:30 para el descanso creció hasta 43-32; y Maldonado volvió a sacarle como “dos” junto a Cook para seguir aprovechando que estaba caliente… pero un codazo en un lance del juego obligó a sentarle de nuevo porque sangraba. Así las cosas, al descanso se llegaba con 43-37.

Salió más entonado el equipo visitante tras el paso por vestuarios, y en dos minutos y medio se pusieron a uno: 45-44. Landesberg salió al rescate con cinco puntos seguidos (50-44) pero UCAM ya había recuperado el pulso al partido y el partido se convirtió en un toma y daca (54-54 a 4:11).

Con Movistar Estudiantes muy castigado por las faltas (en bonus cuando a UCAM todavía no le habían pitado ninguna tras 7 minutos), Hannah dio la vuelta al marcador (57-60). Landesberg puso desde el tiro libre el 59-60 con que se llegaba al último cuarto. El ritmo lo seguía llevando el conjunto murciano, con Landesberg en modo jugón pero Benite enchufado desde fuera para los visitantes. Movistar Estudiantes iba a remolque, tirando de corazón y garra (70-72). Pero UCAM Murcia castigaba cada error colegial, y el tiempo se iba agotando.

Con 70-77 en el marcador, tras una rigurosa falta técnica de Landesberg, el partido parecía terminado a falta de 3:30. Pero Cook y Landesberg, ya enchufado desde el tiro libre, devolvieron la fe a la parroquia colegial (74-78 a 2:30). Pero Movistar Estudiantes quemó sus últimos cartuchos con faltas ahorrables y malas decisiones en ataque, y Brad Oleson sentenció a falta de 1:08 con un triple desde la esquina. 77-86.

El 79-91 final hacía justicia a lo visto, especialmente en la segunda mitad.


 

Tweets sobre #MovistarEstuUCAMMurcia