Landismo contra Wonderboy en un derbi sin nada que reprochar (96-89)

El Real Madrid CF tuvo que exprimirse a fondo y tirar de su gran estrella, que solo tiene 18 años, Luka Doncic para superar a un Movistar Estudiantes peleón y que tuvo en un eléctrico Sylven Landesberg su gran arma: 29 puntos. A falta de 2 minutos y medio los del Ramiro iban por delante (70-74) pero la gran calidad del subcampeón de Liga Endesa acabó inclinando un choque que debe servir para coger moral de cara a los importantes partidos contra Divina Joventut y Tecnyconta Zaragoza.

Landismo contra Wonderboy en un derbi sin nada que reprochar  (96-89)

Sin Caner-Medley ni Savané por problemas físicos, el quinteto inicial contó con Víctor Arteaga en la pintura, acompañado de Cook, Cvetkovic, Landesberg y Suton. El conquense protagonizó las primeras jugadas del conjunto colegial, sin complejos en la pintura (2-6, min, 8). Con la segunda falta de Arteaga y 7-8 en el marcador se llegó al ecuador del primer cuarto.

La defensa funcionaba y Movistar Estudiantes lograba así cortas ventajas (9-14, min 3) ante el transatlántico blanco, pese a la diferencia de faltas cometidas. Gracias a los tiros libres, el Real Madrid CF recuperó la ventaja (15-14), y en el intercambio de golpes baloncestísticos que cerró el cuarto, la cosa quedó en 19-16.

El segundo cuarto empezó mucho más rápido e intenso en ataque, con la sección de baloncesto de la multinacional blanca llevando el dominio con un buen Doncic, pero Movistar Estudiantes sabiendo responder por medio de Brizuela y Vicedo (27-23).Sin embargo, los colegiales entraron en bonus demasiado pronto (a falta de seis minutos para el descanso) .

El dominio del futuro número 1 del draft que -nadie lo había dicho aún- tan solo tiene 18 años y el excesivo castigo en forma de faltas personales (4 faltas locales en este cuarto, 10 colegiales) e incluso técnica abrieron la primera brecha importante del partido a falta de 3 minutos para el descanso: 42-29.

No bajaba los brazos el equipo colegial, que sobrevivía a la diferencia de faltas que dificultaba mucho la defensa intensa necesaria para parar a un equipo de semejante potencial como el subcampeón de Liga con golpes de talento de Sylven Landesberg o Dago Peña, comprometido y metídisimo en el partido pese a llevar varios encuentros sin minutos. Al descanso: 46-39.

No salió bien Movistar Estudiantes tras el paso por vestuarios: dos “airballs”, una pérdida y la cuarta falta personal de Víctor Arteaga en menos de dos minutos: 50-39. Entonces apareci´el ” Landismo”. Sylven Landesberg abrió el tarro de las esencias para que volviera a abrir derbi: parcial de 0-7 para 50-46 y obligar a Laso a pedir tiempo muerto a 6:54 para acabar el tercer cuarto. La defensa colegial no dejó de carburar y de pegarse bajo tableros para, corriendo al contraataque, lograr el empate a 50 con un parcial de 0-11. Taylor lo rompió pero…volvía a haber derbi.

Los merengues tenían que exprimirse a fondo para romper la maraña colegial, y el WiZink Center celebró el triple de Carroll tras tapón de un “picado” Doncic a un Landesberg que estaba “on fire” como si hubieran ganado la Euroliga que no ganaron el año pasado: 59-54 y tiempo muerto a 3:30. El pique Doncic-Landesberg fue la salsa de este tercer cuarto, donde Movistar Estudiantes sabía correr y buscar buenas opciones en ataque. Un triple de Brown lo puso a tres (66-63) pero Felipe Reyes sobre la bocina aprovechó para cerrar el cuarto 68-63.

Landesberg estaba enchufadísimo. Cinco puntos consecutivos del de Queens hicieron que Movistar Estudiantes se pusiera por delante y llegara además primero a 69: 68-69. El “Landismo” desatado obligó a Pablo Laso a pedir tiempo muerto tras el parcial estudiantil de 2-11 en dos minutos y medio: 70-74.

La “chispa” colegial se apagó tras el tiempo muerto, y Carroll y Campazzo lo aprovecharon para devolver la ventaja al conjunto del Bernabéu (75-74). Tiempo muerto con 77-74 y 6 minutos por jugarse.

El “Landismo” se nos muestra a los mortales de muchas maneras. También desde el 4.60: ahí recuperó Movistar Estudiantes la ventaja a falta de 5 minutos: 77-79. La técnica a Felipe Reyes no se aprovechó lo suficiente: solo dos puntos. 79-81 a 4:30. Y eso ante un equipo del nivel del Real Madrid se castiga.

Campazzo y Tompkins devolvieron la ventaja a los de casa (82-81) y un triple de Doncic sobre Vicedo y una canasta de Campazzo lo ponían cuesta arriba a menos 2 minutos para el final (87-81). La expulsión de Landesberg por antideportiva y técnica finiquitó el encuentro, pese a los últimos esfuerzos colegiales.

Al final, un meritorio 96-89 ante un rival muy superior que debe servir para tomar nota para los dos partidos “de nuestra liga” con que abrimos enero: Divina Joventut y Tecnyconta Zaragoza.

Tweets sobre #RealMadridMovistarEstu from:clubestudiantes