Morabanc Andorra frena la escalada de Movistar Estudiantes (78-65)

Sin Ludde Hakanson – baja por fiebre y problemas gastrointestinales- entró el junior Adams Sola en el quinteto titular siendo así el jugador más joven en salir de inicio en la historia ACB del club, junto a Cook, Vicedo, Suton y Brown. Sendos triples de Cook y Suton y el dominio del rebote ofensivo daban […]

Morabanc Andorra frena la escalada de Movistar Estudiantes (78-65)

Sin Ludde Hakanson – baja por fiebre y problemas gastrointestinales- entró el junior Adams Sola en el quinteto titular siendo así el jugador más joven en salir de inicio en la historia ACB del club, junto a Cook, Vicedo, Suton y Brown.

Sendos triples de Cook y Suton y el dominio del rebote ofensivo daban la ventaja a los hombres de rosa mediado un primer cuarto intenso pero poco anotador: 5-8. Movistar Estudiantes empezó a fallar lo infallable bajo tableros, algo que aprovechó el equipo de los Pirineos para logar un parcial de 10-0 que rompió un sensacional Alec Brown en ambas pinturas (15-11). Reventaba Maldonado el “scouting” de sus ex pupilos Peñarroya y Vázquez con rotaciones continuas y poco habituales para mantener la intensidad y terminar el cuarto con un igualado 20-19.

Y hasta aquí llegó el partido. En el segundo cuarto, Morabanc Andorra logró enredar a Movistar Estudiantes en su maraña defensiva: no anotó en juego en 9 minutos y medio. Así tras cuatro minutos, 32-21 y tiempo muerto de Salva. Mediado el cuarto, 35-21. No sabía cómo romper la muralla andorrana el equipo colegial, y a tres para el descanso, 37-21, a dos 41-21, a uno, 44-21… Caner-Medley, buen colocado desde la esquina, rompió la sequía (44-24) de un Estu que firmó posiblemente los peores 10 minutos del curso: 47-26, parcial de 27-7.

Salió con el cuchillo entre los dientes Movistar Estudiantes tras el paso por vestuarios, muy intenso en defensa pero de nuevo maldito en ataque. Walker lo aprovechó para minar la confianza colegial (51-26). De repente, un extraño. Dago Peña, quien suele ser uno de los últimos de la rotación, anotó 8 puntos consecutivos en menos de dos minutos y asumía responsabilidad para meter a los suyos en el encuentro (51-35).

Pero Morabanc Andorra ahogó este amago de rebelión estudiantil con tiempo muerto y con Albicy de verdugo: el francés volvió a poner a los pirenaicos 22 arriba en un abrir y cerrar de ojos: 57-35. Landesberg fallaba dos tiros libres seguidos para dejar claro que igual que tienes días que sale todo, hay otros en los que es justo al revés. Los andorranos no perdonaban, 62-37 a 2:30 para acabar el tercer cuarto y solo los pequeños destellos de Peña y Caner-Medley permitían que la cosa no fuera aún peor a falta de diez minutos: 66-43.

El inicio del último cuarto mereció la sintonía de “Benny Hill” como banda sonora, con un correcalles en el que sólo les faltaba a los jugadores de ambos equipos darse palmaditas en la coronilla. Hasta que empezaron a entrar los triples… también de Morabanc Andorra: 71-46. El partido era cada vez más irremontable, pero Movistar Estudiantes probaba cosas en busca de, al menos, el basket average (+9 en la ida).

Vicedo por aquí, Landesberg por allá, detallitos de Arteaga… 73-59 a falta de dos minutos. Pero, definitivamente, hay días que no sale nada y hasta ahí duró. Al final, 78-65 que pudo haber sido peor.

Acaba la racha de cuatro victorias consecutivas, y Movistar Estudiantes continua en la zona media-alta de la tabla con 14 victorias y 16 derrotas, antes de visitar a otro rival directo de esta zona, el Monbus Obradoiro.


Tweets sobre #MorabancANDMovistarEstu from:clubestudiantes