Pensamiento y acción colectiva para llevarse el doble reto: ganar a un rival directo, y hacerlo fuera de casa (76-82)

Movistar Estudiantes consiguió la primera victoria como visitante de la temporada en la cancha de un rival directo como Gipuzkoa Basket gracias a un gran trabajo colectivo de principio a fin. Los colegiales empezaron muy enchufados en ataque, de la mano de Rabaseda y Aradori, y resistieron a los intentos de remontada locales con un Uros Slokar que ante la inminencia del carnaval se disfrazó de Sabonis, y un Javi Salgado que no se dejó llevar por la emoción del homenaje recibido por su anterior afición.

Pensamiento y acción colectiva para llevarse el doble reto: ganar a un rival directo, y hacerlo fuera de casa (76-82)

Doble reto el que afrontaba Movistar Estudiantes en el arranque de la segunda vuelta: ganar a un rival directo (ambos llegaban con 6-11) y hacerlo fuera de casa, algo que no había conseguido en los primeros 17 partidos.

Y el conjunto colegial lo superó con, valga la redundancia escolar, muy buena nota. 35 minutos que fueron de lo mejorcito de la temporada y otros 5, los finales, en los que el Movistar Estu demostró que ha aprendido a sufrir y a no bajar los brazos cuando llegan las dificultades.

Pensando y actuando en colectivo. De este modo Movistar Estudiantes consiguió la séptima victoria, que le pone en el puesto 13º de la clasificación, con balance 7-11, a 3 del descenso… y a 3 del playoff.  

Pese a que la primera canasta fue donostiarra, con un parcial de 0-8 Movistar Estudiantes demostró que iba a por todas en San Sebastián. Entre Xavi Rabaseda y Pietro Aradori los colegiales firmaron una de sus mejores mitades ofensivas de la temporada, encontrando al principio la respuesta local de Jared Jordan: 21-16 tras el primer cuarto, y con la mejora defensiva en el segundo cuarto, 34-48 al descanso.  

La tan temida “empanada” tras el descanso, habitual en muchos equipos que se van a vestuarios en buena dinámica, no se produjo. GBC se llegó a poner a siete, pero cada vez que el ritmo del partido parecía favorecer a los locales, Movistar Estudiantes respondía.

Ahora más por dentro, de la mano de un rabioso Stefan Bircevic y un Uros Slokar que además de anotar y rebotear, asistía, como si hubiera adelantado los carnavales por su cuenta para vestirse de Arvydas Sabonis. Aunque el tercer cuarto lo ganó GBC (20-16), la ventaja seguía siendo azul (celeste por hoy, que íbamos con la equipación suplente): 54-64.

Tocaba seguir trabajando diez minutos más con la misma intensidad, y un triplazo de Javi Salgado, que pese a recibir el homenaje de su antigua afición no tuvo piedad alguna, ponía el +12 a falta de cinco minutos: 66-78.

No podía ser tan fácil, claro. Gipuzkoa Basket se encomendó a Taquan Dean para poner a prueba los nervios de Movistar Estudiantes. A falta de 1 minuto, los vascos estaban a 5: 75-80.

Fue el momento para mantener la calma: Javi Salgado desde los tiros libres, y un rebote defensivo providencial de Xavi Rabaseda a 18 segundos para el final dictaron sentencia. 

La séptima ya está aquí, y ahora toca ratificar este buen trabajo con dos partidos consecutivos en el Barclaycard Center: será el domingo 1 de febrero contra FIATC Joventut (18:30) y el domingo 8 de febrero contra UCAM Murcia (12:30h). 


76 – Gipuzkoa Basket (21+13+20+22): Jordan (14), Dean (22), Hanley (2), Dani Díez (9), Doblas (12)- cinco inicial- Franch (5), Olaizola, Huertas, Iarochevitch (12), Grimau, Huskic,

82 – Movistar Estudiantes (26+22+16+18): Fernández (7), Rabaseda (13), Van Lacke (5), Slokar (15), Nacho Martín (2)- cinco inicial- Bircevic (8), Javi Salgado (15), Simpson (4), Aradori (13), Ortega y Hernangómez.

 

 

Tweets sobre #GBCEstu from:clubestudiantes