Remontada en Santiago para conseguir el primer triunfo (64-73)

De menos a más para conseguir la primera victoria de la temporada. Movistar Estudiantes supo sufrir y darle la vuelta al partido ante Rio Natura Monbus, y en otro final apretado, se llevó el triunfo en el siempre complicado Fontes do Sar para estrenarse esta temporada (64-73). Edwin Jackson, con 17 puntos, fue el máximo anotador del encuentro, pero la experiencia fue un grado en los instantes finales, donde Grimau y Savane fueron decisivos. 

Remontada en Santiago para conseguir el primer triunfo (64-73)

Entre el partido en Bilbao y el choque de Santiago apenas van 40 horas, pero han sido radicalmente opuestos. En el primero, Movistar Estudiantes saltó a la pista como un acierto descomunal pero acabó yendo de más a menos hasta perder en un final igualado.

Ante Rio Natura Monbus Obradoiro los colegiales se desquitaron con un guión totalmente opuesto: errático inicio pero gran segunda parte, y victoria en el cara o cruz con apenas errores en los momentos decisivos. 

Los de Salva Maldonado consiguen así estrenarse esta temporada, en un choque en el que Edwin Jackson volvió a ser el máximo anotador colegial (17 puntos), pero en el que fueron decisivos Grimau y Savané, aportando experiencia en los minutos finales.

Aros cerrados. 

El partido en su primer cuarto fue un duelo entre el conjunto local y Edwin Jackson. A ambos equipos, erráticos, les costaba un mundo anotar, y el intercambio de canastas se movía en niveles bastante bajos.

Solo el francés aportaba para Movistar Estudiantes (encestó los 7 primeros tantos del conjunto colegial), pero los gallegos se iban por delante merced a un notable Whittington, el jugador más destacado del encuentro en los de Moncho Fernández (13-9).

La dinámica no cambió demasiado en el segundo cuarto, aunque Movistar Estudiantes empezó a defender a las principales amenazas gallegas. Rosco Allen, desaparecido, no ayudaba a los de Moncho Fernández, y solo Mickey McConnell aportaba en el conjunto local.

El problema para los de Maldonado seguía siendo la falta de acierto. Jaime Fernández hacía de Jackson y desatascaba el choque, pero los colegiales no se estrenaban desde el 6,75 en el primer tiempo, que acababa con ventaja local (37-35).

Y de repente, triples. 

Pero Movistar Estudiantes ha demostrado ser un equipo con alta efectividad desde el 6,75, y la sequía no podía durar todo el partido. En el tercer cuarto, el conjunto colegial se arrancó, y el sino del choque cambió para siempre.

Page y Suton empezaron a producir en el 4, y solo Whittington, con dobles dígitos en anotación y rebotes, mantenía el tipo para los gallegos, que sobrevivían en el partido más por casta que por juego.

Grimau sentencia.

En el inicio del segundo cuarto Movistar Estudiantes empezaba a alcanzar sus máximas diferencias, haciendo el primer conato de romper el encuentro. Obra no se rendía, pero un invitado especial acababa por romper el encuentro. Jordi Grimau, insólito hasta el momento, anotaba 8 puntos consecutivos en los últimos minutos, y disparaba la ventaja de Movistar Estudiantes.

Los locales no acertaban en las réplicas, y Savané, Page y Cook, con un triple sobre la bocina, dejaban el marcador en un 64-73. Triunfo de mérito en Santiago, ante un Obradoiro que echará de menos a Corbacho, y primera victoria de la temporada para afrontar con mayor tranquilidad el derbi del próximo domingo ante Montakit Fuenlabrada.

Tweets sobre #ObraEstu from:clubestudiantes