Viva la madre que los parió (97-92)

Movistar Estudiantes logró la 15ª victoria ante un rival directo como Iberostar Tenerife, que le permite asentarse en la zona media y seguir soñando. Un partido que tuvo que plantear con solo 10 jugadores por lesión y donde hasta en 4 ocasiones tuvo que frenar la remontada aurinegra. A base de oficio, calma y momentos estelares de Landesberg, Suton, Brizuela o Arteaga los jugadores hicieron un partido en el día de la madre que permitió exclamar a los aficionados el titular de esta crónica. 

Viva la madre que los parió (97-92)

Con solo 10 jugadores , debido a las bajas por lesión de Dago Peña y Sitapha Savané con el EBA en Lanzarote y los juniors en Badajoz, Movistar Estudiantes tuvo que tirar de la sangre que los aficionados habían donado en la previa del partido. Cook – en su partido 200 en ACB-, Cvetkovic, Landesberg, Suton y Brown salieron de inicio como un tiro: hoy entraban los triples y salían bien los 2+1 : 20-13 mediado el cuarto.

Seguía sumando Movistar Estudiantes, ahora por medio de Darío “Wenger” Brizuela (detallito freak en sus zapatillas agradeciendo al míster del Arsenal de fútbol su trayectoria), aunque Iberostar Tenerife, por medio de otro canterano colegial como Javi Beirán, intentaba no irse del partido: 28-19 al final de los primeros diez minutos, con un destacado Alec Brown por dentro (6 rebotes) y por fuera (8 puntos).

Con la sangre joven de Hakanson, Brizuela, Vicedo, Arteaga y un chaval veterano como Caner-Medley seguía mandando Movistar Estudiantes al inicio del segundo cuarto, con Edgar Vicedo calentito: 38-25 en apenas tres minutos. Un contraataque culminado por la Mamba Vasca obligó a Katsikaris a pedir tiempo muerto mediado el cuarto: 40-25. 

Volvían a pista Brown y Suton primero, Landesberg después, finalizaba el cuarto el quinteto inicial: Maldonado ya había usado a los 10 hombres sanos, y los 10 habían aportado. Pero quedaba mucho partido y así lo demostraba Abromaitis anotando casi desde el Teide: 46-38. Akognon y Ponitka se echaban al Iberostar a la espalda para reducir la diferencia a “solo” cinco al descanso: 53-48.

Tras el homenaje a las madres de la cantera (¡qué haríamos sin ellas!) golpeaba primero el Canarias (53-50), y ya sentía el aliento con olor a ambrosías, gofio y Clipper el Estu en su cogote cuando surgió el espartano Goran Suton para evitarlo (58-53). Pero viejos conocidos como Beirán y Vasileiadis pusieron el 59-59 tras cuatro minutos de la segunda mitad. Sobrevivía Movistar Estudiantes gracias a Caner-Medley y Brown (64-61, 66-63, 68-63…) ante la algarabía de la grada.

Menos que en el derbi (6.523 espectactadores que ya quisieran muchas canchas ACB), pero igualmente ruidosos, contribuyendo a que un tío con tanta mili (y mili en Canarias, eh, que eso sí que es mili) como Tobey errase dos tiros libres seguidos. Unos toques de Landismo, mejora defensiva y la brega bajo aros de Nik sirvieron para contrarrestar el peligro en el tercer cuarto: 74-67.

Pero Iberostar Tenerife no iba a rendirse tan fácilmente y así lo demostraban Akognon y Beirán nada más empezar el cuarto decisivo: 74-72. Hakanson desde lejos daba algo de aire, pero de nuevo Akognon con tres tiros libres hacía sentir el aliento tinerfeño en la nuca colegial: 76-75.

Bregaba Arteaga bajo aros (78-75) mientras se cargaba de faltas Movistar Estudiantes. El conquense era importantísimo en ambas zonas para aguantar las acometidas aurinegras, y un triple de Hakanson daba aire de nuevo al equipo colegial a falta de seis minutos: 85-77. Surgió el Landismo desatado: triple y canasta de espaldas más tiro libre adicional para el de Queens. “MVP, MVP” coreaba el WiZink Center con el 91-77 en el marcador a falta de cinco minutos.

Ponitka y Vasileiadis no querían dar un final de partido fácil a los colegiales, pensando también en el basket average de la ida (-18): 93-85 a falta de 3:38 para el final. A falta de 2, Tobey ponía el 93-87 tras una mala transición y Ponitka aprovechaba las segundas oportunidades para ponerse a cuatro: 93-89.

Tras minutos de reparto de estopa, una antideportiva de Abromaitis sobre Caner-Medley permitió al estadounidense casi sentenciar a falta de 40 segundos: 95-89.

Al final, apretado 97-92 que supone la 15ª victoria colegial para asentarse en la zona media de la tabla y seguir soñando con las opciones de playoff a falta de tres jornadas.


Tweets sobre #MovistarEstuIberostarTFE from:clubestudiantes