De nuevo, la peor cara (102-82)

Movistar Estudiantes sufrió una severa derrota en cancha de San Pablo Burgos, impotente y mostrando de nuevo todos los males de otros momentos de la temporada ante un conjunto local al que le salió todo y que dominó de principio a fin. El próximo sábado 27 a las 12:30h en el WiZink Center los colegiales deberán mostrar otra cara para no meterse otra vez en problemas.

De nuevo, la peor cara (102-82)

Sin Goran Suton, baja de última hora por molestias en el tobillo durante la semana, Junior Etou fue la gran novedad de inicio para Movistar Estudiantes ante un “Notre Dame Burgos” que empezó más enchufado (8-0). Aunque Whittington y Brizuela abrían el marcador colegial, el ritmo era burgalés: 13-5 y tiempo muerto mediado el cuarto.

Doble cambio de aleros: entraban Clavell y Vicedo, aunque fueron Cook y Caner-Medley los que recortaron (16-11). Aunque el ritmo era de los catedralicios, que sabían aprovechar las pérdidas, Movistar Estudiantes no les dejaba despegarse: 20-15. Sin embargo, el acierto triplista de Barrera abrió una pequeña brecha: 26-17.

En el segundo cuarto, San Pablo Burgos puso la directa mientras Movistar Estudiantes no se encontraba: 10-2 de salida, tiempo muerto con 36-19. Probaba Berrocal con Hakanson, Sola, Etou,  Lampropoulos y Whittington, pero tampoco así se paraba a los crecidos hijos del Cid: 42-22.

Eran Cook y Whittington quienes asumían galones: el base forzando una antideportiva y el pívot con acierto exterior, para dar quitar la cara de “losers” a los colegiales: 0-8 de parcial, 42-30 y tiempo muerto de Epi.

Les sirvió: la segunda unidad respondió con un 6-0, antideportiva incluida y 48-30. Brizuela y Hakanson permitieron agarrarse al partido al descanso, pero había mucho que mejorar: 54-38.

Cook, Brizuela, Clavell, Caner-Medley y Whittington empezaban, acelerados, la segunda mitad. Se colgaba del aro el de Paw Paw, anotaba de tres Brizuela… pero seguía anotando con facilidad Notre Dame Burgos: 63-46 tras cuatro minutos.

No mejoraban las cosas aunque el ritmo anotador frenó: San Pablo se llegó a ir de 22 (71-49, 2:36), aunque los estudiantiles desplazados se hacían oír en una de las canchas más calientes de la Liga Endesa.

Funcionó la defensa en zona para que Movistar Estudiantes lograse un parcial de 0-6 (74-57), pero la amplia desventaja seguía obligando a remar mucho y fallar poco. Terminó el tercer cuarto con un indiscutible 78-57.

Lo intentaba Movistar Estudiantes a base de triples, pero no veía aro mientras que San Pablo Burgos anotaba sin problemas. 87-63 tras tres minutos. A los castellanos del norte les salía todo, mientras que a los castellanos del centro nada de nada, impotentes ante la exhibición local.

Al final, indiscutible 102-82 que deja a Movistar Estudiantes con balance de 10-18, el mismo que el próximo rival: un Herbalife Gran Canaria que visita el WiZink Center el sábado 27 a las 12:30h de la mañana. Otro partido crucial en un horario inédito.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS