El derbi no fue tal (109-92)

El Real Madrid CF, con el primer puesto en juego y la Final Four a la vuelta de la esquina, no dio opción a Movistar Estudiantes, en un derbi que no fue tal y donde los colegiales optaron por rotar al final para estar frescos para el próximo partido. El regreso de Alessandro Gentile tras lesión, y el apoyo incondicional de los dementes desplazados, lo poco positivo que puede llevarse el equipo colegial.

El derbi no fue tal (109-92)

Empezaban el derbi Cook, Clavell, Vicedo, Caner-Medley y Whittington. ¡Árbitro, la hora! 0-5 de salida. Poco tardó la sección de baloncesto del Real Madrid CF en empatar, en un inicio de poder a poder en ataque, con Nik como colegial más activo: 9-9 al minuto 6, 15-12 mediado el periodo.

Pero a un equipo como el de Laso le sobran recursos ofensivos para aguantar ese ritmo, más cuando faltaba intensidad defensiva por parte colegial: a base de triples (8 en este cuarto), tomaron el mando del partido… y ya no lo soltaron.

Y pese al tiempo muerto, los movimientos en el banquillo y la constatación de que Gentile no ha perdido capacidad de generar puntos como si nada en este mes y pico parado, los merengues pusieron en marcha el rodillo: 30-18.

En el segundo cuarto el ritmo se pausó un poco, con un quinteto atípico con Hakanson, Gentile, Etou, Caner-Medley y Whittington. Pero un poco no es suficiente ante un equipo que tiene a Llull o Carroll: 42-22 faltando seis para el descanso.

La entrada del Real Madrid en bonus y que Gentile seguía anotando como si nada no sirvieron: 46-28 y tiempo muerto a 4:08.

Quien no entró en bonus hasta los últimos 10 segundos de la primera mitad fue Movistar Estudiantes, un síntoma tan claro de la falta de intensidad en defensa como el contundente marcador al descanso: 55-38.

¿Cómo se afronta una segunda parte que pinta a baño? Cambiando todo o rindiéndose. Movistar Estudiantes intentó lo primero. Cook buscaba a Whittington y Gentile; y en dos minutos ya se habían hecho más faltas que en los primeros 15 minutos: 56-42.

Pero no era bastante. El derbi es derbi para los dos equipos, y si puedes barrer al eterno rival que se juega el descenso, pues vas a intentar hacerlo y es lo que toca; y lo respetuoso con el deporte.

Cada canasta de mérito de Movistar Estudiantes ante un Real Madrid CF que no bajaba el pistón, tenía como respuesta una canasta fácil merengue. 76-54 a tres minutos para acabar el cuarto; y 84-61 al final del mismo, a pesar de que Gentile en su regreso ya llevaba 18 puntos a estas alturas.

Probaba diversos quintetos Berrocal, empezando el último cuarto con Cook, Sola, Clavell, Lampropoulos y Arteaga; luego repitiendo el cinco inicial, dando entrada a Hakanson, dejando descansar a Gentile… pensando ya más en Valencia el domingo que en remontar un partido irremontable.

El Real Madrid está en ese momento de la temporada donde están en juegos los títulos y para lo que se hacen los equipos con muchos ceros a la derecha de presupuesto.

109-92 al final, ante el cachondeo de los hinchas merengues y la respuesta irónica de los dementes. Definitivamente, si hubo derbi,  fue en la grada. Eso no falla.

El domingo a las 17h, otra complicada salida para Movistar Estudiantes, en cancha de Valencia Basket. Quedan solo tres partidos y el descenso acecha, a pesar de que varios de los rivales directos perdieron y los colegiales siguen fuera de descenso.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS