Pudo el hambre lucense (86-79)

Cafés Candelas Breogán se llevó la victoria, la primera en su vuelta a la Liga Endesa y en su primer partido en casa. Movistar Estudiantes, que tuvo arreones de llegar a ponerse por delante, no pudo con el buen hacer de un ex, Aleksandar Cvetkovic, y la superioridad interior lucense.

Pudo el hambre lucense (86-79)

Tras un buen arranque, intenso por parte colegial, los lucenses despertaron y fueron labrando una ventaja interesante. Cuando finalizaba el primer cuarto, llegaron a los 10 puntos de ventaja, reducidos finalmente por un triple de Goran Suton.

Mucha mejor imagen de cara al aro en el segundo parcial. A la aportación de Ludde Hakanson o la de Nikola Jankovic, un martillo pilón en la primera parte, se sumaron los mejores minutos de Gian Clavell hasta la fecha en ACB. 8 puntos casi consecutivos tras unos primeros fallos auparon a los nuestros, que llegaron a culminar la remontada.

Reaccionó de nuevo Breogán, tomando la delantera -con permiso de un triple estratosférico de Dago Peña- y subiendo incluso hasta 7. Jankovic y Peña paliaron los intermitentes problemas para llegar con 44-41 al intermedio.

La segunda parte podría resumirse en una palabra: goma. Un constante tira y afloja en el que Breogán conseguía estirar algo más la renta, los colegiales se acercaban… y así hasta a falta de algo más de 3 minutos para el final.

Fue ahí cuando los locales dieron el golpe definitivo, con el 77-67 a 3:11 de la finalización. El despertar de Darío Brizuela, que acabó de nuevo como máximo anotador estudiantil con 18 puntos, no fue suficiente para intentar una nueva remontada.