No hubo milagro del último minuto (91-85)

Zaragoza es tierra milagrera, y casi vivió uno. Tecnyconta Zaragoza ganaba de 13, merecidamente y gracias a la ventaja cogida antes del descanso, a falta de 2 minutos. Pero Clavell y Brizuela lideraron un parcial de 0-9 que hizo creer en el milagro a Movistar Estudiantes. Pero no lo hubo: derrota 91-85. Y los “casis” no valen en ACB.

No hubo milagro del último minuto (91-85)

Sin Nik Caner-Medley, lesionado, y con la salida de Dago Peña, viajaron a Zaragoza dos jóvenes del filial: el habitual Adams Sola y por primera vez el joven pívot junior Emil Stoilov.

Berrocal dispuso de inicio a Cook, Brizuela, Gentile, Suton y Jankovic; y eran la “mamba vasca” y el pívot serbio quienes abrían el marcador: 4-5. Pero los viejos rockeros Fran Vázquez y McCalebb le dieron la vuelta: 13-9 mediado el primer cuarto.

Gentile y Clavell, a la contra y con un 2+1, desatascaron el ataque colegial (15-14); mientras que Okoye seguía encendido desde fuera para que Tecnyconta siguiera mandando (21-18). Al final del igualado primer cuarto, 23-21.

Justiz, por dentro, protagonizaba el arranque del segundo, mientras que Hakanson asumía la responsabilidad ofensiva – no con el acierto necesario- en Movistar Estudiantes. Un triple de Okoye obligó a Berrocal a pedir tiempo muerto: 34-26.

El propio Okoye, tocado por una varita, puso la máxima con otro triple, aunque respondió rápido bajo el aro Jankovic para romper el parcial (37-30). Pero el ritmo era claramente zaragozano en este cuarto: los locales, defendiendo como jabatos, se movían con ventajas que rondaban la decena de puntos (44-34)… ¡y hasta había que dar gracias de que solo fueran diez, para lo que se estaba viendo!

Y Movistar Estudiantes aprovechó la amnistía: Omar Cook con 4 puntos seguidos, Darío Brizuela al contraataque con un 2+1, y Ale Gentile desde el tiro libre devolvieron la igualdad al marcador: 46-43, parcial de 0-9. Al descanso, 48-43.

Tras el homenaje a los equipos de formación del Basket Zaragoza y vinculados en el parqué del pabellón Príncipe Felipe, el “príncipe” del Estu, Brizuela, era quien abría el marcador para seguir recortando: 48-45. La tercera –y protestada- falta de Gentile acabó con el italiano en el banquillo.

Un triple frontal de Clavell puso a Movistar Estudiantes a solo dos puntos (54-52), pero Tecnyconta no quería perdonar más: en un pis-pas, 7-0 y 61-52. Aunque, a la contra, Arteaga reducía diferencias , los maños volvieron a irse de 10: 64-54. Un triple de Clavell y otro de Vicedo dieron aire al Estu (64-60), para entrar al último cuarto con 66-60.

Al triple de Vicedo para abrir ese cuarto periodo respondía Seibutis (69-63), se ponía complicada la cosa pero sacaba Movistar Estudiantes el orgullo: canasta imposible de Clavell, rebote y canasta de Suton: 71-67.

Un triple del más inesperado, Fran Vázquez, obligaba a Berrocal a frenar el encuentro de nuevo: 74-67. Las diferencias volvían a rondar la decena de puntos para el Tecynconta Zaragoza (78-69), aunque quedaba tiempo: 4 minutos.

Brizuela sumaba desde el tiro libre, pero el tiempo corría y favorecía a los de casa.  Hacía falta algo más para remontar. Seibutis, desde el triple, parecía sentenciar a falta de 2 minutos y medio, y Radovic lo remataba: 87-74.

Pero Clavell se agarró al “clavoll” ardiendo, Brizuela robó y anotó: parcial 0-7 para a falta de 1:16 creer en el milagro. 87-81. Tras tiempo muerto, taponó de nuevo Brizuela y acabó anotando Jankovic: 87-83.

Y hasta aquí. A falta de 40 segundos anotó Radovic para acabar con la fe colegial, con la desesperada búsqueda del milagro en una tierra milagrera como la del Pilar. Quinta derrota de la temporada, tercera consecutiva, para Movistar Estudiantes: 91-85.