Panchismo del siglo XXI (91-90)

Un partido con Pancho Jasen en la grada no podía ser un partido sin lucha, sin sufrimiento y sin pasión. Continuas alternativas, ningún dominador claro y un final a cara o cruz que da a Movistar Estudiantes la octava victoria de la temporada, cuarta seguida en casa, antes del parón copero.

Panchismo del siglo XXI (91-90)

Tras el homenaje de seis minutazos a don Pancho Jasen, su espíritu se contagió. Le sentó bien a Víctor Arteaga salir el quinteto inicial, acompañado de los habituales Cook, Brizuela, Gentile y Caner-Medley: el conquense era la principal vía de anotación de Movistar Estudiantes en los primeros cuatro minutos: 10-9.

En un toma y daca entre ambos equipos, Brizuela y Gentile se unieron (16-14), y Omar Cook se sacó dos triples “never fucking quit” de la chistera para poner el 24-16. La “segunda unidad” (Hakanson, Clavell, Vicedo, Suton y Whittington) respondió, pero desde los tiros libres el yeti andorrano supo recortar diferencias al final del cuarto: 28-24.

El yeti metió un zarpazo defensivo en apenas minuto y pico que le sirvió para anotar muy fácil y ponerse por delante: 0-7, 28-31 y tiempo muerto, claro. El parcial subió a 0-9 hasta que llegó Omar Cook, con otro “never fucking quit three point” para cambiar la cara a Movistar Estudiantes.

Clavell y Caner-Medley recuperaron la ventaja para los colegiales (35-33), pero Morabanc Andorra no llega en racha por nada: 38-40 mediado el cuarto.

La intensidad defensiva de los pirenaicos tuvo una cara B: entraron en bonus por cinco faltas quedando 4:30 para el descanso. Pero Movistar Estudiantes no supo aprovecharlo, con ataques precipitados que no encontraban aro. Puso algo de cabeza Cook para llegar con una corta ventaja al descanso: 45-44.

Los cinco habituales empezaban la segunda mitad: Gentile y Brizuela hacían de las suyas (porque mi cintura necesita tu ayuuuuda) para abrir una pequeña brecha (52-46), pero la puntería andorrana no perdonaba: 52-51.

Volvía el intercambio de golpes, en algunos casos hasta literales. Ningún equipo mandaba. A 2:50 para acabar el tercer periodo, un triple de un motivado Caner-Medley (¿Nik motivado? Novedad) ponía el 60-58.

Una antideportiva de Cook hizo perder los nervios a Movistar Estudiantes (60-63), aunque enfrente no tuviera tampoco precisamente a un equipo zen de relajados budistas: faltas, tiros libres, rebotes largos, pérdidas, triples impensables, cosas que para qué revisar que llegamos tarde a comer… el periodo terminó con esos tres de ventaja para Morabanc Andorra: 65-68.

Un triple de Goran Suton abrió el último periodo, que se convirtió por momentos en un concurso de triples. Tras el croata, Hakanson y Ennis se sumaron: 71-73 en menos de dos minutos.

Como buen banco, no perdonaba Morabanc  las imprecisiones colegiales: 71-76 a 7:35. No perdía la cara al encuentro Movistar Estudiantes, aunque estaba lastrado por las faltas personales: 4-1 en apenas 3 minutos. Y lo sabían aprovechar bien los andorranos: 73-81 a falta de 6 minutos. Momentos delicados.

Tras tiempo muerto se enchufaba Clavell, y la defensa colegial volvía a carburar. Un contraataque culminado con triple de Darío Brizuela empataba el partido y hacía rugir al WiZink Center: 81-81 a falta de 4:39. Ibón Navarro paró el carro. Never fucking quit como forma de vida. Panchismo del siglo XXI.

La defensa colegial seguía funcionando, un palmeo de Arteaga ponía al Estu por delante (83-81) y una fea antideportiva de Diagne –que se iba expulsado- sobre un Whittington que se quedaba solo para anotar sirvió para darle la vuelta al partido: 87-81 a 3:29.

Shurna de tres, tras tiempo muerto, (87-84) demostraba que no hay nada fácil en esta Liga Endesa. Los dos equipos estaban tensos y fallaban cosas que no se suelen fallar. La hundía Arteaga, respondía Vitali de tres. Eso pasó dos veces: 91-90 entrando al último minuto.

Un último minuto donde los dos equipos decidieron perdonar. Brizuela falló. Rebote para ellos. Shurna tuvo tiro sobre la bocina. Erró y… ¡la octava se queda en casa! 91-90.

Ahora, el próximo partido de Liga Endesa no será hasta dentro de dos semanas. Movistar Estudiantes visitará al Baxi Manresa. Antes, ese maravilloso paréntesis que es la Copa y el parón por ventanas FIBA.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS