Sin excusas (86-110)

Mal inicio que lastra todo ante un equipo enchufado. Mala reacción sin mejora en defensa. Cargados de faltas enseguida al no saber igualar la intensidad del rival. Mal porcentaje de tiro. E incluso eso de “si algo puede salir mal, saldrá” con la lesión de Gentile. Movistar Estudiantes castigó a su afición con el peor partido del año en el WiZink Center. Por sacar algo positivo, la reaparición de Hakanson con 17 puntos y la exhibición de la escuela de baloncesto en silla de ruedas EstuAMEB en los tiempos muertos.

Sin excusas (86-110)

Sin sorpresas en el cinco inicial: Cook, Brizuela, Gentile, Caner-Medley y Whittington. Empezó golpeando fuerte UCAM Murcia, con un Doyle tocado por la varita: 4/4 en triples y tiempo muerto con 5-16 en apenas 3 minutos. Marcaba territorio.

Tímida reacción colegial por medio de Brizuela y Whittington, pero seguía faltando algo: 10-20 tres minutos después. Y UCAM seguía, con perseverancia, jugándoselo todo al triple. Si en el arranque fue Doyle, al final del cuarto fueron Oleson y Rojas. Con 8/13 triples anotados en este periodo, UCAM Murcia acabó el cuarto ganando con claridad: 17-32.

“Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” decía Einstein y hay un graffiti en el Ramiro que lo recuerda. Berrocal sacó para iniciar el segundo cuarto a Hakanson, Brizuela, Clavell, Vicedo y Lampropoulos, aunque el griego fue sustituido pronto por Whittington. Pero un 3+1 de Rudez ponía las cosas feas. 17-38 tras dos minutos.

Un triple de Brizuela paraba la sangría. Cook entraba por Clavell. Ahora UCAM empezaba a anotar bajo el aro. Triple de Hakanson. Entraba Gentile por Vicedo. 23-42.  La perfecta sincronía entre Cook, Brizuela y Gentile; y un triple de “la mamba vasca” metían a la grada en el partido: 28-42 mediado el segundo cuarto. Llovía un poco menos. Sito Alonso pedía tiempo muerto.

La robaba Hakanson, que se la ponía como se las ponían a Felipe II a Whittington para que reventara el aro pimentonero. ¡Otro triple del sueco! A 10: 33-43. Movistar Estudiantes ya se encontraba en ataque: Whittington y Cook ponía el 38-47.

Pero el público y su sabiduría reclamaban ahora zona de Mitrovic, que una vez cortada la vía de agua de los triples era ahora por donde llegaban los puntos del UCAM (15 en este segundo cuarto): 39-56. Aunque en el segundo cuarto Movistar Estu había jugado algo mejor que en el primero, al descanso se llegaba con un clarísimo 44-60 para los visitantes.

Repetía quinteto inicial para afrontar la segunda parte, pero enseguida la primera en la frente (literal): Gentile se llevó un golpetazo en la cabeza que obligó a detener el juego para que fuera atendido por los servicios médicos del club, y no volvería a salir a pista.

La conmoción no parecía afectar solo del alero, sino también a sus compañeros: UCAM aprovechó para volver a ponerse 20 arriba, con discutida antideportiva de Cook incluida: 44-65. El protagonismo del encuentro recaería ahora en el trío arbitral.

Una dura falta de Radoncic sobre, precisamente, Cook, no fue antideportiva pero sí anotó los dos tiros libres el estadounidense. El partido se puso muy duro. Volvían a revisar, ahora falta de Clavell y esta sí fue antideportiva. Ovacion irónica del respetable, con 46-68 en el marcador y el equipo ya con 5 faltas tras apenas tres minutos.

Whittington asumía galones, pero la defensa seguía sin carburar: con 52-74 a 5:30 para acabar el tercer cuarto, había que parar esto. Triple cambio: a pista Hakanson, Clavell y Suton. No había manera: Movistar Estu encontraba cómo anotar, pero UCAM Murcia no lo había perdido. Y a intercambio de canastas no se remonta ningún partido… 58-80, 3:10.

Perseverancia sin premio, dos buenos robos de balón ejecutados con sabiduría, pero no lograba Movistar Estu culminarlos con canasta. Triple de Suton, pero respuesta de Mitrovic. Golpe en la nariz de Rojas a Whittington. El tercer cuarto terminaba con un preocupante 63-89.

Hacía falta un último cuarto perfecto para remontar. Y no parecía: 3+1 sobre la bocina para empezar, 63-93. Movistar Estudiantes tiraba de orgullo joven: Brizuela machacaba con rabia, 2+1 de Hakanson, tiros libres de la “Mamba Vasca”…70-93. Un 7-0 que suponía el mejor parcial del partido. ¿Demasiado tarde? Sí, mucho. 

Si no se podía remontar, al menos había que darlo todo para salvar el “basket average” del partido de ida, 15 puntos. Pero UCAM Murcia era plenamente consciente de ello también y no aflojaba: 77-104 quedando 3 minutos. También se perdió esa lucha.

Los últimos minutos fueron un quiero y no puedo: durísima derrota que obliga a Movistar Estudiantes a no dejar de mirar abajo. 86-110.  

Los colegiales afrontan ahora, con 9 victorias y 15 derrotas, una «minigira» por Euskadi: el domingo 31 en cancha de Kirolbet Baskonia y el domingo 7 a la de Delteco GBC.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS