Vistazo al rival: Monbus Obradoiro

De la mano de Zumosol analizamos a Monbus Obradoiro, próximo rival de Movistar Estudiantes. Liderado por dos viejos conocidos ACB como Vasileiadis y Llovet, los gallegos tienen un máster en moverse cómodos por la zona media-baja.

Vistazo al rival: Monbus Obradoiro

4-14 en el histórico

Monbus Obradoiro ya se ha convertido en un equipo habitual en la Liga Endesa, tras su ascenso administrativo en 2010. El único antecedente previo a esa irrupción en ACB fue en 1982-83, con victorias colegiales tanto en Magariños como en Compostela. 

En la moderna Liga Endesa, y a pesar de que los años del Monbus Obradoiro no han coincidido con la mejor época colegial, los precedentes son muy azules: 4-12. Desde 2015 que no cae Movistar Estudiantes ante los gallegos. 

Las 4 victorias obradoiristas han sido precisamente en Fontes do Sar: marcadores ajustados en 2011-12 (61-58), 2012-13 (82-71), 2014-15 (60-59) y 2015-16 (73-71) 

En la memoria, el 112-116 de récord

La visita de Movistar Estudiantes a Compostela la pasada temporada fue un partidazo histórico: victoria colegial en una agónica prórroga, 112-116.

El Estu batió su récord de triples en un partido, 18, y contó con 24 puntos de un desatado Darío Brizuela, que vivió un tremendo duelo individual con Matt Thomas (29). 

Máximo anotador

Kostas Vasileaidis (alero 2.00) A sus 34 años, el griego está viviendo una segunda juventud en su regreso al Obradoiro, donde ya militó en su primera campaña ACB en 2009-10.

Estaba haciendo una campaña más que digna, llegando habitualmente a las dobles cifras de anotación, pero en el último encuentro en Zaragoza sacó la bestia que lleva dentro: 33 puntos, con 10 triples. MVP de la jornada, claro. 

Así, su media anotadora es de 15.8 puntos, para 13.4 de valoración en 25 minutos de media. 

Máximo reboteador

Nacho Llovet (ala-pívot, 2.02). El canterano del Joventut promedia 5,3 rebotes por encuentro, y le siguen los 4.9 rechaces por encuentro de Brodziansky.  Llovet está siendo también uno de los pilares del Monbus en anotación: tercer anotador con 9.3 puntos por partido. 

Máximo asistente

Albert Sabat (base, 1.80) es el jugador que más pases de canasta da en Monbus Obradoiro, pese a salir habitualmente desde el banquillo y repartirse los minutos con Pepe Pozas: da 3.5 asistencias por partido. 

Más valorado

Por apenas dos décimas, el jugador más valorado del Monbus Obradoiro es Kostas Vasileiadis. El griego promedia 13.4, mientras que Nacho Llovet “se queda” en 13.2.

Además de ellos, solo llega a dobles dígitos de valoración media Brodziansky, con 10.6. No es el Obra un equipo de valoraciones muy altas y sí del trabajo oscuro en equipo. 

Paso “miudiño”

Como dice el cántico que popularizó A Roda y que se ha convertido en el “You´ll never walk alone” versión galega de la afición del Obra: “Éche un andar miudiño, miudiño, miudiño”. Se traduciría, y que nos perdonen los lingüistas si la liamos, como “es un andar titubeante, lento”.

Y así es la trayectoria del Monbus Obradoiro en estos 7 años en ACB: lejos de los fuegos de artificio, los golpes de efecto y el gastar lo que no se tiene en pos de una falsa ambición, tienen clarísimo que su andar debe ser lento y titubeante.

En 2012-13 firmaron la mejor campaña de su historia: octavos, y disputaron playoffs. También se ganaron la plaza para jugar en Europa, pero por motivos económicos renunciaron a la misma. 

El resto de temporadas se han acostumbrado a lidiar por la zona media-baja de la liga: desde ese playoff han sido 12º tres veces (13-14, 14-15 y 17-18), 13º una (16-17) y 15º otra (15-16).

Unos años tranquilos, mirando un poco más arriba y pensando que si hubieran ganado un par de partidos más quizá podrían haber peleado por volver a playoffs. Otros pensando lo mismo… pero al revés, que si hubieran perdido un par de partidos más las hubieran pasado “canutas”.

Este año, 4-7

Esta temporada, Monbus Obradoiro parece repetir la dinámica de los años anteriores. Llega a esta jornada 12 en el puesto 14º, con 4-7.

Las victorias han sido ante Tecnyconta Zaragoza (78-86), en Sar ante Delteco GBC (88-82), en cancha de Herbalife Gran Canaria (92-93) y en la jornada 1 en casa ante San Pablo Burgos (91-81). Equipos que, de momento, son rivales directos.

El modelo Obra

Todo a través de un  modelo reconocible: Moncho Fernández es, junto a Pablo Laso, el entrenador que más temporadas consecutivas lleva en su equipo en Liga Endesa.

El director deportivo José Luis Mateo ha hecho seña de identidad de sus equipos la apuesta por “veteranos de guerra” ACB con ganas de demostrar que les sigue quedando baloncesto de calidad, combinada con la de jóvenes promesas procedentes directamente de la NCAA o de ligas poco conocidas que, en muchos casos, se revalorizan. 

Continuidad 

Estos han sido los ingredientes para la plantilla 2018-19 de los gallegos. Por un lado, continuidad: respecto a temporadas anteriores, Monbus Obradoiro conserva a Sàbat, Simons, Llovet, Spires, Navarro, Pozas, Laksa y (a su manera) Vasileiadis. 

Las caras nuevas este año son sobre todo jóvenes promesas: la que más está rindiendo estadísticamente es  Brodziansky (24 años),  también llegaron Obst (22 años) y  Stephens (23 años, ahora lesionado).  De Zeeuw es debutante en Liga Endesa, aunque ya tiene 28 años.

El fichaje “veterano” sería Kyle Singler. El ex de Lucentum, Real Madrid, Pistons y OKC fue en su momento una de esas apuestas de Mateo (cuando fichaba en el Lucentum) y ahora llegó al Obradoiro con la temporada empezada, ya con 30 años. De momento apenas ha dejado reflejos del gran jugador que es. Que no sea este sábado cuando “resucite”.