LF2: Pesadilla en Magariños (66-75)

Movistar Estudiantes se vio sorprendido por un gran UCAM-Probelte Jairis que dominó un partido que estuvo marcado por los fallos en ataque y por algunas decisiones arbitrales. Esto supone la primera derrota de la temporada.

LF2: Pesadilla en Magariños (66-75)

De pesadilla. Así podríamos definir lo que han vivido hoy las Women In Black en el Magariños. Lo que a priori era un partido asequible, se acabó conviertiendo en todo lo contrario. Y es que las jugadoras del Movistar Estudiantes se vieron totalmente sorprendidas por un gran UCAM-Probelte Jairis.

Y eso que el partido arrancó con un más que prometedor 9-0 para las ramireñas, que en esos primeros minutos dominaron gracias a una buena defensa y un fluido ataque. Pero lejos de venirse abajo, el equipo visitante supo reaccionar y pasó a mandar por completo el partido. En defensa maniataron por completo a las Women In Black, y en ataque la mayoría de sus tiros encontraron el sonido de la red. El 13-27 del final del primer cuarto dejaba claro lo que esperaba en esta tarde de sábado.

Tocaba sobre todo mejorar en defensa, algo que las de Alberto Ortego hicieron a lo largo del segundo cuarto. Pero esa mejora atrás no se vio recompensada en ataque, y las murcianas seguían dominando con comodidad en el marcador. Al descanso 29-44.

El inicio del tercer cuarto no fue precisamente esperanzador. Un parcial de 2-7 disparó la ventaja visitante hasta el +20 (31-51). Una renta que llevó aún más dudas al juego de las Women In Black. El partido vivió durante unos minutos con la amenaza de romperse definitivamente, pero dos triples consecutivos para Nina Bogicevic e Irene San Román hicieron crecer las esperanzas y el ruido en el Magariños.

El 47-58 pintaba mejor, pero un triple del UCAM-Probelte Jairis al final del tercer cuarto fue un verdadero jarro de agua fría para los intereses colegiales. 47-61 y quedaban diez minutos por delante para buscar la machada.

Si casi todo eran malas noticias, a todas ellas se sumó la lesión de Amaya Gastaminza, que dejaba el juego interior de las Women In Black bajo mínimos. Aun así tocaba luchar, pero nada invitaba a ello, ya que las acciones colegiales siempre encontraban respuesta murciana ya fuera en forma de triple o de canasta interior.

A base de coraje Movistar Estudiantes lo siguió intentando, y llegó incluso a ponerse por debajo de los 10 puntos. Pero un par de pérdidas y varias dudosas decisiones arbitrales, que entraron en un carrusel de técnicas al banquillo colegial, acabaron por poner el punto y final a un partido de pesadilla.

66-75 y primera derrota de la temporada para un Movistar Estudiantes que tendrá su siguiente examen en la pista del Campus Promete.

“Salimos mal en el primer cuarto”

Tras el partido y la primera derrota de la temporada, Alberto Ortego, técnico de Movistar Estudiantes, habló sobre lo visto en el Magariños, y no dudó en señalar que el primer cuarto fue la clave de todo.

“Salimos muy mal en el primer cuarto, y eso nos ha penalizado. Ellas han una intensidad alta de partido que no supimos leer y ya al final entramos en una dinámica con los árbitros que no nos lleva a ningún lado. Ha sido un buen partido suyo y hay que felicitarlas. Nosotras jugamos mal, y debemos aprender la lección de que cualquier equipo aquí te puede ganar”.

Ahora, el objetivo es pasar página y empezar a preparar la próxima jornada. “Lo que más preocupa ahora es recuperar al equipo, a las lesionadas. Amaya ha jugado muy tocada, e incluso no debería haber jugado, y Aitana ha sido baja, por lo que nuestro juego interior está al 50%”, reconoce Alberto Ortego.