10 años de la Copa de Vitoria: Así la recuerdan los aficionados (2)

¿Pensabas que era imposible ver un partido codificado? El pequeño Guillermo no estaba de acuerdo. ¿Y que una mudanza desde Galicia te va a fastidiar una final? Luis María no estaba por la labor. Y en Zaragoza también se lloró de alegría, como nos cuenta Daniel.

10 años de la Copa de Vitoria: Así la recuerdan los aficionados (2)

Hola…pues como la viví yo??Aunque no lo creais…alla va la historia:

Tenía 10 años y desde hacía un tiempo mi padre me llevaba a ver los partidos del Estu a nuestro queridísimo antiguo Palacio de los Deportes, yo alucinaba con los Reyes, Azofra, Vandiver y compañía…hasta que ese año nos metimos en la Copa y yo ya estaba enganchadísimo al Estu. Recuerdo que no la daban por la tele…así que iba al quiosco por las mañanas a ver si habíamos ganado…no teníamos internet!!Cuando ya el último día me entere de que nos habíamos colado en la final aluciné y empecé a decírselo a mis padres como loco! Mi madre que veía que yo sufría porque no podía ver los partidos del Estu y que ninguno de mis amigos tenía el Plus adelantó un poco el regalo del cumple de mi padre para que así los dos viéramos la final en casita.

Cuando mi padre llegó a casa el dia de la final y mi madre le dio un regalo yo no me lo podía creer!!!!Era el Plus!!!! jajajaja, nunca un regalo para otra persona me ha hecho tan feliz! Pero…cuando mi padre lo abrió puso cara rara, y dijo…”Marta, devuelve esto, los niños ya ven suficiente tele como para encima poner el Plus,! lo que nos faltaba!” Os podeis imaginar mi cara…no me lo podia creer!

Mi padre que había llegado a debutar con el primer equipo de Estudiantes unos minutos cuando era junior se negaba a aceptar el Plus para ver la final, era algo que me partió el corazón…pero el Estu se lleva muy dentro, y con mis diez añitos, ni corto ni perezoso me plante delante del televisor y me vi la final entera con las rayas del plus!!!Cuando mi padre enteró no se lo podía creer…”Te vas a quedar ciego Guillermo” me decía, pero daba igual, el Estu jugaba la final de Copa y yo acabé celebrándolo como el que mas!!!Así viví yo la final de Vitoria!!!   Guillermo Nieva Sánchez


  Por motivos laborales me había ido a vivir Santiago de Compostela 6 meses, y el fin de semana de la Copa estaba de mudanza de vuelta a Madrid. El día de la final volvía en el coche lleno de trastos con mis padres que habían ido a ayudarme. Fui oyendo el partido en la radio del coche hasta que no pude aguantar más y les hice parar en un área de servicio y ver el partido por la tele hasta que la final terminó. La imagen resultaba un poco extraña: un Fiat Punto lleno de trastos con un matrimonio de 60 y muchos años y en un trocito libre del asiento trasero un tipo feliz con una sonrisa de oreja a oreja: volvía a Madrid y su equipo desde que entró a estudiar en el Ramiro era campeón de COPA !!!!   Luis María Sánchez Gómez  
  Tenía 20 años y recuerdo cómo me había pasado el fin de semana (desde el viernes) enganchado a los informativos de la radio y a los diferentes carruseles deportivos y demás para enterarme cómo iba la Copa en la que jugaba mi equipo, el Estu. Nadie entendía muy bien por qué estaba tan nervioso esos días y menos que estuviera enganchado a la radio siguiendo un deporte en horas bajas entonces y un equipo que tenía su sede a más de 300 kilómetros de mi ciudad.
  El día de la final lo recuerdo como algo bonito aunque para algunos será una tontería. Estaba toda mi familia en el salón viendo la televisión y yo también pero con la radio pegada a la oreja, siguiendo los boletines cada media hora de Radio 5 Todo Noticias para irme enterando cómo iba la final. Por aquel entonces la ACB (y la Copa) la retransmitía Canal + y en mi casa no estábamos abonados, en la radio no hubo ni un solo programa a nivel nacional que retransmitiera el partido e Internet por aquel entonces (si existía que no lo recuerdo) no estaba tan desarrollado como ahora.

Cuando en Radio 5 anunciaron que el Estu había ganado la Copa recuerdo que corrí el pasillo de mi casa hasta mi cuarto y como si de un ritual se tratara me tumbé en la cama y con los brazos en alto grité: “ “¡Siii!” Y lo peor es que no podía compartir con casi nadie mi alegría pero yo era feliz, inmensamente feliz. Creo que, vinculado al deporte, ha sido uno de los días más felices de mi vida. Porque el Estu es otra cosa. Porque, aunque nadie lo entienda, desde Zaragoza también se puede amar el Estudiantes.   Daniel Montserrat