CRÓNICAS DESDE LA GRADA: ¡QUE SALGAN LOS TOREROS!

Viendo el festival de abrazos y ojos llorosos entre los sudorosos mozarrones y bellas damiselas de azul que voceaban en la grada alta del Fondo Goya parecía que el MMT Estudiantes ya se había convertido en el campeón…¡Pero sólo son los cuartos de final!

CRÓNICAS DESDE LA GRADA: ¡QUE SALGAN LOS TOREROS!

Cuando algo no es habitual se aprecia muchísimo más. Y para MMT Estudiantes últimamente esto de las victorias, más aun contra los grandes en grandes citas, no es algo que se prodigue mucho. Tras todo lo vivido la temporada pasada, encontrase de golpe y porrazo en semifinales de toda una señora Copa del Rey es un premio no tanto para el club, sino sobre todo para su gente. ¡Y luego dicen sufridores a los del equipo ese de fútbol que viste de rayas rojiblanca

La afición colegial en el Palacio ha estado dividida en dos grandes grupos: uno más “pureta” en el lateral de la calle Lombia. Y otro, el que ha vivido todo el partido de pie, compuesto por las peñas colegiales, con la Demencia en cabeza, como no podía ser menos.

Así pues, teniendo en frente a un equipo tan querido como el DKV Joventut, la Penya, los hermanos de Badalona, el otro club de cantera, las cosas han empezado bastante suavecitas en lo que a las gargantas se refiere (que en el parqué se estaba repartiendo estopa a diestro y siniestro, como mandan los cánones). Es más, al principio los improperios han ido dedicado a los rivales comunes de ambos clubes… aunque sobre todo al vecino rico de la capital.

Pero una vez metidos en harina, y a la hora de protestar las decisiones arbitrales, no había amigos que valiera. Una vez terminado el partido sí, claro, coreando ambas gradas el nombre del rival.

Al final, aunque alguno que otro ha rozado el infarto, con los tiros libres de Rancik que certificaban la victoria la Demencia ha estallado en la locura…
…y mañana la locura será en las oficinas del Club Estudiantes de 10:00 a 12:00, que es cuando a la gente de oficinas les toca vender las entradas.
 

Mañana más. ¿Y mejor? Por qué no!!!