FIESTA DE FIN DE CURSO, PESE AL RESULTADO (83-105)

Aunque el resultado no acompañó, todos los jugadores del MMT Estudiantes quisieron dar lo mejor de sí mismos y despedirse de la manera más festiva con una grada incondicional. El Tau se mostró como un candidato más que sólido a ganar la ACB en el Telefónica Arena.

FIESTA DE FIN DE CURSO, PESE AL RESULTADO (83-105)

A los gritos de “Este partido lo vamos a ganar” y “ahora es la hora”, las gradas del Telefónica Arena disfrutaron, a su manera, del partido ante el Tau Vitoria. Con este ambiente festivo los jugadores se relajaron y el resultado se convirtió en lo de menos para la afición que supo disfrutar pese a la derrota. Carlos Suárez fue el jugador más destacado del MMT Estudiantes anotando todo lo que lanzó.

A los dos equipos les costó arrancar el partido. Carlos Suárez dominó el comienzo del encuentro anotando y reboteando sin que ningún jugador del Tau pudiera hacerle frente. Los de Ivanovic apretaron en defensa y se adaptaron al ritmo de partido. Pete Mickeal fue el encargado de liderar a los vitorianos en esta parte del partido. Rancik se unió a Suárez y con un mate levantó al Madrid Arena. El cuarto se cerró con dos puntos a favor de los visitantes (22-24) tras diez minutos muy luchados y competidos por ambos conjuntos, en lo que fue un pequeño ‘correcalles’    El Tau puso tierra de por medio en el segundo cuarto gracias a su gran acierto en triples. John Lucas anotó dos seguidos como muestra de esta eficiencia. Mientras los vascos mantenían el ritmo, el MMT Estudiantes se dejó llevar por las circunstancias. No jugarse nada conlleva una relajación extra. Wideman aguantó bien bajo aros hasta que también se dejó llevar por la relajación general. Sergi Vidal tomó el mando del conjunto vitoriano y la distancia se siguió ampliando. El capitán baskonista anotó cuatro triples sin fallo en este periodo. El Tau se aprovechó de la relajación del MMT Estudiantes, hizo buenas rotaciones antes del descanso y pensando en los playoffs se tomó el partido más en serio de lo que la situación requería. Algo que posteriormente reconocería Dusko Ivanovic en sala de prensa: “Nos hemos tomado el partido como cualquier otro pensando en competir, incluso realizamos una mini concentración para mentalizarnos de estar al 100%”   Casimiro también hizo referencia a esta diferencia de mentalidad: “Es la diferencia entre un equipo que viene tensionado por dos semanas de trabajo que sabe que la semana que viene comienza su competición, los playoffs. Y otro equipo que lo intenta, se mantiene el primer cuarto y en cuanto vinieron las primeras dificultados no estábamos con la suficiente capacidad de reacción para seguir en el partido”   El fin de fiesta fueron dos mates seguidos de Pancho Jasen que animaron a la grada que supo adaptarse al ambiente festivo de la jornada. Popovic se unió colgándose del aro también. La distancia era insalvable (27 puntos cuando restaban 6 minutos), pero los jugadores mostraron su mejor cara en los minutos finales, recuperando la competitividad del primer cuarto. Dejando de lado el resultado, totalmente irrelevante con la salvación ya asegurada, los jugadores supieron a adaptarse a las circunstancias y hacer disfrutar a la grada. Un fin de temporada mucho más tranquilo, relajado y animado que el pasado año.   Una vez terminado el partido, miles de aficionados hicieron cola para bajar al parqué, donde la plantilla de MMT Estudiantes al completó firmó autógrafos a una afición que demostró, una vez más, que este club es diferente al resto.