LF2: La séptima con revancha (51-55)

El Asefa Estudiantes de LF2 sigue imparable, y en un partido muy complicado en Alcobendas consiguió la victoria ante el equipo local remontando y sobreponiéndose a un mal primer cuarto. Un triple de San Román en el último minuto fue clave. Séptima victoria consecutiva de las colegiales que siguen sumando.

LF2: La séptima con revancha (51-55)

Sufriendo sabe mejor. Así fue la séptima victoria consecutiva del Asefa Estudiantes, que supuso además una revancha particular, la cuenta pendiente que traía el equipo colegial con el Isofotón Alcobendas, que en el partido de la primera vuelta ganó de manera clara al equipo de Diego Rubio como local. Hoy la historia fue diferente, y Asefa Estudiantes fue de menos a más para terminar imponiéndose por 51-55.

MAL PRIMER CUARTO Y REACCIÓN EN EL SEGUNDO

El equipo colegial no empezó bien el partido, y las locales salieron en tromba con un parcial de 5-0. Las de Carlos Hidalgo dominaron todo este periodo, imprimiendo un ritmo rápido al juego que el Asefa Estudiantes no supo frenar. Ali Alonso por fuera, y Viceira por dentro eran un martillo para las chicas del Ramiro que además no tenían suerte de cara al aro. 

Fue Sarah Rodríguez la que hizo reaccionar a las colegiales, con 6 puntos casi consecutivos que empezaron a acercar al Asefa Estudiantes. El equipo colegial se activó en defensa, supo frenar las carencias que le habían llevado a estar por detrás en el primer cuarto, y empezó a encontrar fluidez en ataque, en un partido marcado por los errores en ambas canastas, llegando al final de los primeros 20 minutos con 31-24

FALTA DE ACIERTO

Esta falta de acierto se evidenciaba en el tercer cuarto, porque ambos equipos no anotaron en los primeros 4 minutos, hasta que Asefa Estudiantes vio aro y aprovechando la pájara de las locales llegó a colocarse a 3 (31-28), pero las de Carlos Hidalgo reaccionaron y supieron mantener siempre la ventaja en este periodo, ante un Asefa Estudiantes en el que destacaba el descaro de la junior Irene Goicoechea, y Mariana González, secundando bien a una Marta Zurro muy vigilada por la defensa local.

EL PRIMER FUE CLAVE

Conseguía en el último cuarto ponerse por delante Asefa Estudiantes, pero fue un espejismo, porque Castrillo con un 2+1 recuperaba la ventaja, y se entraban en los minutos decisivos con Alcobendas por delante. Con 51-50 una serie de errores por ambos bandos, con las jugadoras en la tónica del partido, sin suerte en los lanzamientos. Entonces aparecía Irene San Román que clavaba un triple a falta de 40 segundos que fue clave. La réplica de Alcobendas no entró, y las colegiales sentenciaban en la línea de tiros libres. 

Séptima victoria consecutiva para un equipo que quiere seguir sumando con los cuatro partidos en casa que se avecinan seguidos. La fase de ascenso está imposible, pero terminar con buen pie es el objetivo.