Stacey Lovelace, una gran actuación con un pequeño susto

La ala-pívot de Estudiantes LF Stacey Lovelace cuajó ayer una gran actuación en el partido que las colegiales terminaron cediendo ante Olesa-Espanyol: hizo dobles figuras (20 puntos y 10 rebotes) para 32 de valoración; pero dio el susto con un golpe en la nariz, que se fracturó en pretemporada. Pero se queda en eso, en susto.

Stacey Lovelace, una gran actuación con un pequeño susto

Stacey Lovelace con su 32 de valoración cuajó la tercera mejor actuación individual de la tercera jornada de Liga Femenina, sólo tras la exhibición de la jugadora de Permuferías, Lyttle (43 de valoración con 24 puntos y 13 rebotes) y la de Gran Canaria Warburton (33, con 20 puntos y 8 rebotes).

La veterana ala-pívot estadounidense, que fue el penúltimo refuerzo de Estudiantes LF para esta temporada, llevaba al descanso ya unos números impresionantes: 11 puntos con un gran porcentaje de acierto, para una valoración de 25.

Terminó el encuentro con 32 de valoración, gracias a sus excepcionales porcentajes en los 27 minutos que jugó (3 de 6, 50%, en tiros de dos; 3 de 4, 75%, en tiros de tres; y 5 de 7, 71%, en tiros libres) para anotar un total de 20 puntos. Pero también estuvo muy bien en rebotes: capturó 10, 8 de ellos defensivos.

SUSTO CON LA NARIZ Lovelace se ve obligada a lucir una careta protectora desde que se fracturó la nariz en el primer amistoso de pretemporada, contra Canoe, lo que no impide a la ala-pívot pelear en la zona como si nada, haciendo alarde de su profesionalidad.   Por eso todo el Magariños se quedó helado cuando, a falta de poco más de un minuto para el final del encuentro contra Olesa y con el partido virtualmente resuelto para las catalanas, Stacey cayó al suelo en una lucha en la zona visitante.   Lo que al principio podía parecer un cabreo por la derrota, quedó claro que era un golpe en la nariz cuando tiró con rabia la careta protectora al parqué. Tuvo que retirarse, ovacionada por los dos centenares de aficionados que acudieron al templo colegial.   Afortunadamente, todo quedó en un susto. No se ha vuelto a fracturar la nariz, y ni siquiera llegó a sangrar tras el golpe, como explican desde el cuerpo técnico del Estudiantes LF.